¿Qué futuro les espera a los niños sobrevivientes de estos hechos?

¿Cuál es el sentido de la vida que adquirirán rodeados de hechos de sangre y violencia?

Lo que más valdría la pena es cuestionar lo que el gobierno hace por estos niños, por el respeto de sus derechos y la indemnización moral que les permita convertirlos en hombres de sociedad, productivos y con valores cimentados en el respeto a la nacionalidad y la convivencia solidaria.

Hoy que es el día del niño no demos vuelta a la cara a esta realidad. Seamos conscientes de estas consecuencias que al final como sociedad también somos responsables. Reconozcamos que los niños son el futuro de la nación… y estos a los que ahora me refiero, no son la excepción. 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLo que viene para el 2012
Artículo siguienteLa muerte de un símbolo: no es la terminación de la guerra