Lo que deja a entender esta nota sin esos elementos, que inconformidad es del reportero, del medio o de la dirección, ya que al no haber parte que haga el cuestionamiento, alguien tuvo que haberlo dicho.
Lo que si es cierto, para quienes conocemos por lo menos a unos de los nuevos jueces, el abog. Níger Pool Cab, maestro de derecho penal en el Centro de Estudios Superiores de la CTM, constatamos la preparación profesional y un amplio conocimiento en material penal que si dudan capacitan y hacen meritoria para el Lic. Níger su ascenso. No es un improvisado, ya que ya sido proyectista por varios años. Destacado y dedicado en su trabajo judicial y como catedrático. Además de que el nombramiento se dio en un marco de legalidad al ser un proceso abierto, con capacitación previa y evaluación oportuna.
De hecho, lideró hace algunos meses a un grupo de estudiantes de la Escuela de Derecho de la CTM en el concurso de juicios orales, logrando obtener el primer lugar, por encima de estudiantes de otras escuelas de derecho como la UADY o la Marista.
Pero eso no importa para el Diario de Yucatán. En estos momentos no se le puede pedir más a un reportero, cuando hemos testigos de que en la columna principal, escrita por el fundador del medio, se basa en información supuesta, del dicen que…, mencionan que.., donde no les ha importado inclusive atacar a conveniencia a supuestos amigos.
Que lamentable que el principal medio de comunicación, decano en el periodismo local, hoy se base en chismes, en notas incompletas, infundadas, carentes de precisión por el simple hecho que querer ensuciar procesos y hechos sociales.
Ni modos, las cosas así son.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorSHCP no puede rehuir de su responsabilidad
Artículo siguienteCartens para FMI… ¡un fracaso anunciado!