En la versión del Diario de Yucatán se tituló la página central con la nota titulada “Arropada por el PRI” lo que sin duda corresponde a la realidad. Otras notas más de la basura y el resalte hacia la presencia de Carlos Salinas de Gortari, ex presidente polémica, a quien los panistas han querido ver el causante de todos los males que suceden en el país.

En verdad, yo esperaba que la idea central sea otra. Se antojaba más publicidad con respecto al “otro informe”, por decirlo de otra forma “el legítimo ciudadano” cuando fueron el único medio que acudió a cubrirles el evento; sin embargo, casi permaneció imperceptible a la vista y el acceso. Claro que tampoco había mucho que resaltar con respecto a quienes participaron, ya que son los mismos de siempre: Patricia McCarthy y Guillermo Vela Román del Frente Cívico Familiar. Mismos que se sirvieron con la cuchara grande al cobrar como asesores del ex gobernador Patricio Patrón Laviada y de las administraciones panistas.

Por un lado un ejercicio de esa naturaleza no es erróneo. Lo que verdaderamente está mal es la falta de honestidad en la aceptación de la vinculación panista que los intereses de la agrupación han demostrado a lo largo de su existencia. No es una cuestión de sólo se busque la participación ciudadana como un valor cívico, sino que utilizan el discurso de una participación independiente y cívica como fundamento de su proselitismo a favor los intereses políticos que encabeza y representa al Partido Acción Nacional. A estas alturas de conciencia global gracias a las redes sociales es difícil querer engañar la conciencia colectiva con ideas absolutas e impuestas desde un medio de comunicación. Mucho más cuando éstos pierden credibilidad y su lectura ya no es considerada como el único punto referente de la información. La competencia y la diversidad se abren a otras formas de pensar, más abiertas y democráticas.

Evidentemente el evento del pasado 1 de agosto tiene una lectura política muy amplia como para detenerse a los intereses particulares de un partido y una pseudo organización cívica. No hay que olvidar que dentro de un año estaremos justamente en la conciencia de contar con un resultado electoral federal que no se vislumbra favorable para Acción Nacional.

Hay el chisme de que en una reunión en esta semana en la Ciudad de México de delegados panistas con los estrategas políticos más allegados al presidente se concluyó que la situación el PAN es crítica, debido al desplome en la percepción pública de la imagen presidencial de Felipe Calderón. No hay ni de donde poder ayudar con los resultados tan negros y rojos con respecto a la lucha contra la delincuencia que ya tiene harta a la sociedad por tanta matanza y daños colaterales que ya salen de lo mínimo aceptable. Como también la incapacidad para el manejo de los indicadores microeconómicos que afectan el ingreso y el poder adquisitivo de las familias mexicanas. Para rematar, los precandidatos del PAN que ya se adelantaron y están en plena campaña sin que presenten sus respectivas renuncias, con la única excepción de Santiago Creel Miranda.

El 1 de agosto no sólo fue un informe, sino un llamado, encabezado por Ivonne Ortega Pacheco, a la recuperación de México. Es el inicio de la lucha política hacia la presidencial de 2012 donde el PRI tiene una oportunidad histórica de realmente encabezar un cambio en la forma de hacer política que beneficie a los mexicanos.

Como resultado el PAN en Yucatán tardó en reaccionar. Por lo menos, en las primeras 24 horas, no hubo manifestación alguna en las redes sociales. Los dirigentes no son tontos, ya que de serlo difícilmente estarían en puestos directivos. Saben muy bien la lectura política de lo que sucedió, y mucho más lo que viene. Solo algunos que por la desesperación caen en la insensatez, en el insulto y la provocación. Pero verdaderamente son los pocos. Hay silencios que son elocuentes y dicen mucho más que las palabras.

Ahora como siempre en Yucatán se ha encendido la chispa de la esperanza, del cambio y del nuevo compromiso político. En verdad ¿quién lo iba a decir hace cuatro años?

¿Qué tan importante es la figura de Carlos Salinas de Gortari para la política mexicana?

Muy simple: sin las reformas constitucionales a los requisitos para el ciudadano que aspira a ser presidente y la electoral que creó el Instituto Federal Electoral no se darían las condiciones políticas y legales para que Vicente Fox hubiera ganado la Presidencia. Cuando no existía el marco legal no importaban el conteo de los votos sino la amenaza de desestabilización social de los que se decían derrotados por el sistema, lo que obligaba a éste a concertar el resultado. Bajo ese mecanismo se definieron muchos triunfos del PAN tanto en municipios como en gubernaturas estatales. De no existir un marco legal, difícilmente hubiera logrado Calderón llegar a jurar como Presidente de México, que antes, con más de un por ciento porcentual, se hubiese dudado de la legitimidad del triunfo, y por qué no, llegar a la concertasesión, algo en lo que tienen experiencia. A algunos panistas me afirman que decir lo anterior es abrir odios. Yo creo que tampoco deben ser del todo desmemoriados.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorYa no hay visión ni rumbo claro en México
Artículo siguiente“¿De veras estamos tan solos?” – yo coincido