¿Cómo puede ser candidata externa de lo que ella aún se considera parte, aunque no sea oficialmente?

Pero hay más que analizar de contradicciones en su planteamiento y propuesta. Ahora resulta que para ella “lo importante no son las razones por las que me fui, sino las razones por las que vuelvo”, y entre esto, con el objetivo de “no sólo ganar las elecciones internas, sino rescatar para el PAN y para los yucatecos el gobierno del estado como cuando lo ganamos en el 2001”, cuando es evidente que a ella se le olvida que fue parte de este gobierno ganador cuando se le dio la oportunidad de ser funcionaria en el Instituto de Transparencia e Información Pública de Estado nombrada por la Gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco.

Pero va más allá, al criticar al gobierno actual, lo que es fácil deducir por simple lógica que ella fue incapaz de lograr los objetivos que cómo funcionaría de esa dependencia debió de haber logrado en su gestión, al afirmar que “quiero agradecerles a todos ustedes su presencia ya que todos ustedes están aquí porque sueñan al igual que yo con un Yucatán limpio, limpio de pobreza, limpio de corrupción, limpio de malos manejos, limpio de compra de votos, limpio de engaños y artimañas”

¿Cuál es la parte de que le corresponde a ella de la crítica que emite?

Los que tiene memoria política saben bien que a Ana Rosa Payán se le creía por su congruencia, eficiencia de trabajo que demostró en dos ocasiones presidiendo la Alcaldía de Mérida. Hoy vemos una cara diferente, la del pragmatismo político e interesado más en el poder que verdaderamente la defensa de los principios políticos que se dicen defender, así como también, el utilitarismo en alianzas siempre que sean cómodas para no perder oportunidades de acceso al poder.

Lástima de la propuesta de Ana Rosa que ya no le importa pactar con el enemigo, de vender sus principios y su congruencia al mejor postor. Mientras que dejo atrás por esa lucha a quienes si la apoyaron, que no se amedrentaron y dieron buena batalla.

Hoy no se ha ido Patricio Patrón Laviada, ni su grupo, ni quienes lo apoyaron cuando le hicieron el cochinero que le quitaron la oportunidad del PAN de ganar en el 2006 bajo el liderazgo de Ana Rosa.

 

Hoy la panista –la siempre panista- Ana Rosa quiere ser llamada como candidata externa, lo que será sin duda por formulismo legal, pero que sólo nos demuestra el poco valor que le da a los principios y su congruencia.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorNo es cuestión de claudicar, sino de escuchar: EVR
Artículo siguienteLo importante es México; no autores de libros