Como resultado los perdedores se dedicaron a la guerra mediática, que visto ahora de forma crítica, por más que se intentó desde el principio no dejarla gobernar en paz, no se logró disminuir su influencia en la definición de la vida política en la entidad.
En las elecciones intermedias arrasó en las elecciones legislativas local y nacional. El PRI había acaparado los ámbitos legislativos, el Poder Ejecutivo y Mérida, después de más de 20 años de gobiernos panistas en la Alcaldía de la Capital.
Por ello tiene razón Rolando Zapata, en su discurso del domingo, en reconocer en Ivonne Ortega como la líder moral del PRI en Yucatán, que sin ella no se hubiera podido dar lugar al relevo generacional que hay renueva la capacidad y fortaleza del tricolor.
Mientras en el PAN ya no hay líder que conduzca las riendas del partido ante el próximo compromiso electoral. Ni siquiera Hugo Sánchez Camargo ha podido serlo, menos después de la exhibida con el audio escándalo de Joaquín Díaz Mena donde lo ponen como un títere de Patricio Patrón Laviada, el ex gobernador que continua siendo incómodo para la vida interna del partido.
En el PRI si hay una capitana en la figura de Ivonne Ortega Pacheco. Figura que se ha impuesto en la definición política de la entidad.
Es evidente que eso causa equimosis, desgarramientos y escoriaciones a quienes le apostaron al fracaso de este régimen político. Porque al final hay un PRI unido, trabajando, comprometido y con las ansias de ganarlo todo para el próximo 2012.

AL CALCE. Ernesto Cordero está totalmente desorientado. Al parecer, por sus actos, desconoce que una precampaña es propia para la vida interna de los partidos. Enfoca sus energías en contra del candidato virtual del PRI, Enrique Peña Nieto, lo que confirma que realmente es el enemigo político a vencer en el próximo 2012.
Cordero desdeña a sus contrincantes panistas, Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel Miranda, para enfocarse y retar a Peña Nieto. Su estrategia parece estar enfocada a aparentar que el único “ching..” por lo cual merece la candidatura, cuando en las diversas encuestas los resultados cada vez son más adversos.
En la política hay tiempos y formas. Ni es el tiempo para ver un debate entre panistas  y príistas, mucho más cuando en los primeros no hay definido quién es el candidato. Pero bueno, es el grito desesperado para hacerse notar, que no creo que al final le resulte.

¡FELIZ NAVIDAD!
A todos los que conforman esta casa Editorial y a los lectores de La Revista Peninsular una calurosa felicitación en estos tiempos de reflexión. Hago votos para que nos carguemos de energía positiva y propositiva para el reto del 2012 que ya lo tenemos encima de nosotros.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorCordero está desorientado
Artículo siguienteLaguna de precampaña benefician al PAN