Sin embargo, ya después de tomar el tiempo para ver la película completa y así contar con los elementos para la crítica, debo reconocer honestamente que la película superó la anterior expectativa.

En lo personal siempre he considerado que el problema de la educación en nuestro país no sólo es responsabilidad de un gobierno, ni del sindicato, o de los padres, maestros o alumnos. El sistema educativo, para bien o mal, ha logrado consolidar un acceso a la educación en todo el país. Un logro significativo para un país en vías de desarrollo.

Un sistema se fundamenta en un modelo o teoría educativa que se conforma desde la definición del hombre y la sociedad, y fundamentalmente de los fines que se persigue en la relación de los primeros, que permiten establecer claramente hacia donde se deben dirigir los esfuerzos formativos en la construcción de una mejor sociedad.

¿Cómo es posible que Brasil pueda ser gobernados por fuerzas políticas de izquierda, lograr ser hoy punteros en el desarrollo de América del Sur, donde toda la sociedad se une a favor de los esfuerzos para el crecimiento social, económico y político?

Si revisamos, nos daremos cuenta del pensamiento educativo de Pablo Freire y la educación por la libertad y su impacto en esa región del mundo. Como igualmente tendremos el caso de los Estados Unidos con el pragmatismo de William James que permea en la educación de proyectos que distingue a nuestro vecino del norte. En contraposición, en la educación marxista o comunista, destaca la labor educativa de Makarenko. Aún con todas sus limitaciones, Cuba sigue siendo un modelo en educación siguiendo los principios formativos de la educación socialista.

La pregunta ¿qué tenemos aquí en México? ¿Quién ha sido capaz de configurar un modelo o teoría educativa que vaya acorde con nuestras necesidades y características culturales?

La respuesta queda vacía. Por que lamentablemente debemos reconocer que la educación en nuestro país ha sido concebida como un brazo más del sistema político, que por obviedad, no atiende las necesidades formativas de la sociedad, sino más bien, los intereses del grupo político dominante.

La película “Panzazo” es un buen comienzo en la discusión sobre el tema de a educación. Aunque no llega al fondo y fundamento del problema educativo, por lo menos en la forma, de lo visible y evidente, hay motivos para iniciar a corregir las fallas que no se pueden negar.

Contra lo que pudiera pensar inicialmente, nos ofrece la propuesta reflexionar a todos los actores sociales, desde autoridades, líderes sindicales, maestros, padres de familia y alumnos. Al final la responsabilidad de la educación es tarea de todos, ya que todos vivimos y construimos la sociedad.

Por lo tanto, invito no sólo a ver la película, sino hacer algo por mejorar la educación en nuestro país. El llamado es especial para las autoridades que ya debjn el discurso hueco de reconocer que la educación es importante y se pase a la acción directa y comprometida en el mejoramiento educativo. A los líderes sindicales, de todos los bandos encontrados, que dejen de pensar que la educación es parte de una “estrategia política” mal entendida que se enfoca sólo en la búsqueda de la manipulación de poder.

Los maestros no debemos tampoco rehuir nuestra responsabilidad. No es posible seguir culpando a las autoridades del estancamiento educativo. El cambio debe empezar en el aula con un mayor compromiso en el trabajo, cumplir con excelencia nuestra encomienda formativa, capacitarnos en las deficiencias que reconozcamos para así avanzar más en la superación propia, del alumno y la sociedad.

A los padres de familia hacer equipo con la escuela y con el maestro. Empezar a confiar en que lo decidido es para el bien de cada uno de los hijos y de la sociedad. No es posible querer confrontar al maestro a partir de una generalización absurda de mediocridad en la educación: no todos deben medirse con la misma vara.

Y por parte de los alumnos, como se dice en la cinta, sólo queda estudiar, continuar en la tarea formativa por más deficiencias y “malos maestros”, ya que es cosa comprobada que sólo con preparación se puede aspirar una mejoría económica y social.

Me queda claro que algo está pasando en México. “Panzazo”, al igual que “Presunto culpable”, son sólo muestras de la conciencia crítica que cada día se fomenta y consolida en el mexicano. Es positivo este cambio, por que la final, más allá de cualquier diferencia política, lo que sucede en la sociedad a todos nos debe importar.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorIFE no debe ser corrompido por el sistema de gobierno actual
Artículo siguienteFelipe Calderón un presidente en campaña