El repudio total de los asistentes se dejo escuchar por parte de quienes deseabamos estar en un evento significativo en el análisis del papel del Poder Judicial que no puede tampoco ser rehén de la polarización política que algunos intentan agrandar. 

Condenable, por demás repugnable conducta de un grupo enfermo de “escandalitis” que ya perdió la compostura, la congruencia, la decencia y el respeto a la legalidad.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorFelipe Calderón un presidente en campaña
Artículo siguienteLa SCJN exhibe incompetencia e ineficacia en la PGR