Sin embargo, con el paso de los días a partir de la publicación de esa teoría, otros panistas que están desilusionados al percatarse de que en el PAN existe incongruencia y abandono de los principios y la mística, sustituyendo estos últimos por el recurso económico para comprar las conciencias y así influir con la intención libre y voluntaria del voto, acuden a proporcionar más elementos que configuran lo que se vivió en el seno del panismo en los días de la contienda interna.

Es de todos conocidos que la supuesta amistad entre el ex gobernador Patricio Patrón Laviada y Beatriz Zavala se distanció a partir de los intentos por buscar la senadora la candidatura por la gubernatura del Estado. Llamaba la atención que aún con la situación anterior evidente, que parte del equipo de Zavala Peniche se encontrará la hermana de Patricio, Cecilia Patrón, casada con el ahora candidato panista por el IV Distrito Federal, Raúl Paz Alonzo que nunca ha tenido una experiencia legislativa como la que si puede ostentar su contrincante, que perdió, Tito Sánchez.

Ante la luz de los hechos y resultados, y más de la información nueva proporcionada por las otras fuentes panistas, se revela que el apoyo aparente de Cecilia Patrón era parte de una estrategia planeada por ex gobernador Patrón Laviada para sepultar el futuro político de Beatriz Zavala. Se dice que fueron tanto Cecilia Patrón junto con Mauricio Vila quienes le hicieron creer a Zavala Peniche que lo mejor para ella era contender a la presidencia municipal con el apoyo de empresarios que la ayudarían económicamente a lograr la recuperación de Mérida.

Sin embargo, una vez que Zavala Peniche cambio su estrategia, por el consejos de quienes creía sus operadores políticos confiables y leales, y anunció su precandidatura para la Alcaldía de Mérida, la “operación del hundimiento” se consumó con el retiro del apoyo logístico y económico de los empresarios que supuestamente serían los que apuntalarían la campaña de Beatriz Zavala.

Mientras tanto, tanto Cecilia Patrón como Mauricio Vila, ambos pactaban con Renán Barrera su apoyo y operación para concretar el triunfo de este último, tal y como sucedió.

Una historia que quienes la conocen en el PAN es motivo para sentirse desilusionados por ir contrario a lo que por ya más de dos a tres décadas se luchó por la democracia, como una institución ejemplo y modelo de principios éticos en la acción política, alejada de la corrupción, la compra de votos, el uso incriminado de dinero, y sobretodo, con las negociaciones en lo “oscurito” para favorecer o hundir las propuestas democráticas.

La historia no termina, ya que cada vez, hay panistas que no se están callando y nos aportan más elementos de lo que connotados integrantes del PAN como Luis H. Alvarez y Javier Corral han catalogado como un “cochinero” en el partido al abandonar sus principios rectores de acción política y abundar la incongruencia y las traiciones.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorSin sustanciación el intento de protesta ante Mariano Azuela
Artículo siguienteSCJN privilegia a Microsoft… ¿no es práctica monopólica?