Afirmar que con el PRI es regresar al pasado es aceptar la incompetencia e ineptitud de los gobiernos panistas en el fortalecimiento de las instituciones que regulen la vida política del país. Una incapacidad de liderazgo en las decisiones que se debieron de haber tomado para conducir hacia el país en una democracia más efectiva cuando la vida institucional sea rectora de la actividad gubernamental.

En el 2000 se pensó y decidió en un cambio que nos llevará a la alternancia democrática, lo que no significa que únicamente se cambie de un partido hacia otro que termine, este último, perpetuándose en el poder por otros 20, 30 o 70 años o más.

Precisamente en un estado democrático con alternancia en el poder significa que cualquier fuerza política pudiera gobernar sin importar peligro alguno para el marco jurídico y administrativo del poder público. En la fortaleza de las instituciones se tiene la garantía de que el ejercicio del poder público es independiente del color del partido, ya que se privilegia sobre todo, el interés público que se traduce en el mejor beneficio para el pueblo.

Sin embargo, las cosas parecen que no ha pasado así. El temor del panista hacia un arribo del PRI a Los Pinos sólo confirma que ellos, como forma de gobierno, no supieron estar a la altura de las circunstancias históricas y políticas del nuevo México que, hay que decirlo así, también ellos han podido aportar algo más para la consolidación de la democracia.

El llamado de atención del ex presidente Vicente Fox Quesada de cerrar filas en torno a quien encabeza las preferencias electorales, entiéndase Enrique Peña Nieto, al igual como otros connotados panistas como Manuel Espino o Lía Limón, es parte de un panismo que esta siendo más congruente con los principios de respeto y tolerancia política.

Pero también hay un panismo que se ha polarizado en la lucha política, que pareciendo que tienen la verdad absoluta al final reprimen el ejercicio libre de la voluntad del pueblo.

En verdad es una lástima que se perdieran esos valores y compromiso democrático, que no acepten que en la democracia, como dice Rodolfo González Crespo, presidente del PAN en la Ciudad de Mérida, en algunas ocasiones se gana, en otras se pierde.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.