Logos-Partidos-Políticos11-620x270En el Título Segundo del Código  Federal de Procedimientos Electorales (COFIPE) se dedica al tema de los partidos políticos, su definición, constitución, derechos y obligaciones.

En dicho ordenamiento jurídico se pueden extraer las siguientes obligaciones que los partidos políticos tienen que cumplir:

  • Para participar en las elecciones deben estar inscritos al Instituto Federal Electoral
  • Para esa inscripción deben constituirse según lo establece las normas del mismo Código cumpliendo el número mínimo de afiliados, la celebración de asambleas constitutivas, elaboración y aprobación de documentos básicos.
  • Para su supervivencia de su registro se les exige un mínimo de votación.
  • Antes de los procesos electorales se les exige la entrega de una plataforma electoral que contenga la propuesta y acciones de gobierno que serán las banderas políticas de su campaña.
  • Se les exige cumplimiento de las normas y principios establecidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
  • Igualmente se les obliga a la transparencia en cuanto los recursos que reciben de fondos públicos, la principal fuente de financiamiento.

En la doctrina democrática se les considera la entidad de interés público necesaria para organizar la lucha por el poder del gobierno, siendo la vía de acceso al poder, constituyendo un monopolio político desde el cual se construyen las candidaturas para cualquier puesto de elección popular en los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal.

Sin embargo ¿hasta ahí deben llegar las obligaciones de los partidos políticos?

Cuando el país discute la reestructuración legal a fondo en diversos temas, entre ellos, la política que se relaciona con la revisión de los normas electorales, y por ello, de los partidos políticos, valdría la pena reflexionar sobre la utilidad o beneficios de los partidos políticos.

Por un lado ya se deben olvidar que los partidos políticos sean las entidades que representen a un sector de la sociedad en la lucha electoral. En ese mal necesario que constituye ser la única vía de organización político – electoral.

Tendríamos que ampliar las obligaciones de los partidos políticos para que sean entidades de fomento permanente de participación ciudadana en los temas de interés social y comunitarios.

¿No deberían tener un programa de atención de intereses comunitarios y sociales?

¿No deberían establecer permanentemente campañas de socialización, capacitación y concientización política para fortalecer la participación ciudadana?

Es claro que estas entidades reciben recursos públicos permanentes. Con un poco más de creatividad podrían realmente demostrar un compromiso a favor de la sociedad, y no solamente ser receptores de recursos para fines exclusivamente electorales.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorEl juicio oral penal bajo el prisma de los Derechos Humanos
Artículo siguienteIneficiencia de la plataforma política de los partidos políticos