Ha trascendido en esta noche, por rumores de fuentes cercanas al Ayuntamiento, que el Lic. Rodrigo Osorio Cáceres, jefe del Departamento Penal y apoderado legal  del Ayuntamiento de Mérida, que fue aprehendido por las fuerzas de seguridad del Estado al estar presente en una fiesta “RAVE” en Churburna donde se decomisaron mariguana y cocaína (Nota del día de ayer: http://mipuntodevista.com.mx/cuando-esta-sobrada-la-conciencia-se-pierde-razon-en-el-actuar/), ya fue cesado por órdenes del Alcalde de Mérida.

En los diversos comentarios y hasta fotos que se ha publicado en las redes sociales se da cuenta de la fama del Osorio Cáceres a las fiestas y las bebidas etílicas, lo que nos lleva a un cuestionamiento ¿tenía que suceder que tenga que haber sido detenido IN FRAGANTI para que se tomara esta decisión?

¿Ignoraba Renán Barrera o Lizette Mimenza, la directora de gobernación, sobre estas costumbres de Osorio Cáceres?

Si lo sabían ¿no estamos entonces ante un caso de solapamiento y encubrimiento de una conducta que se sabe produce ineptitud en el trabajo?

La detención fue el domingo, desde ayer lunes ya la noticia estaba en diversos medios de la red y hoy desde temprano en los medios impresos tradicionales. Por lo cual es evidente que este trascendido ya demuestra la lentitud de la administración para reaccionar ante los daños colaterales a los cuales le involucra el comportamiento inexcusable de Osorio Cáceres. No es motivo de felicitación ni reconocimiento al Alcalde, mucho más cuando aún no hay un boletín oficial que responda de manera pronta y expedita a los ciudadanos que ven preocupados que en la administración en donde se ha demostrado una ineptitud constante, hoy también se le cuestione que entre sus filas desempeñen funciones públicas quienes abusan de las drogas.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorCuando está sobrada la conciencia, se pierde razón en el actuar
Artículo siguientePRD y el voto por consigna: la misma moneda de lo que critican