anac-toma-posesion-22-enero-2014.jpg-tresEn el afán de justificar la “imposición” de Renán Barrera como líder de la ANAC (Asociación Nacional de Alcaldes panistas), aún presidente del PAN, Gustavo Madero, intenta engañar a la opinión pública nacional al afirmar que  ”representa el cambio generacional y retrata lo que sucede en México y en el interior del partido”, pretendiendo con ello ensalzar la imagen deteriorada de un alcalde que no ha sabido gobernar la ciudad.

La evidencia está en los hechos. Un problema permanente en la recoja de basura, aún cuando se hicieron cambios en esta administración de empresas supuestamente para mejorar en calidad del servicio. El caso de las luminarias que no funcionan, y que además, ha puesto en condiciones crediticias precarias las finanzas del Ayuntamiento, y también, someter el interés público de la administración de la ciudad en peligro ante litigios contra particulares e instituciones bancarias. En las calles de la ciudad hay baches que llevan meses de estorbar la vialidad, provocar accidentes y daños en vehículos, que constituyen un riesgo permanente para todos los ciudadanos.

Es claro que Gustavo Madero está preocupado por la eminente elección en la el comité ejecutivo nacional panista. Es el presidente que lo perdió todo. Le dieron una tunda en el proceso electoral federal y estatales al posicionarse los blanquiazules como la tercera fuerza política nacional, inclusive por encima de los perredistas. Lo más natural es que hubiese renunciado. Pero no, se aferra al poder, no lo quiere perder.

Las ansias de triunfo no deben ser el pretexto para vender, literalmente, su alma al diablo. Al que no ha demostrado liderazgo, que es evidente que no sabe gobernar, que no muestra rasgos de liderazgo, que en lograr de unir hoy divide profundamente el PAN.

Pero es así la incongruencia en el discurso político al acomodarse más a un interés personal que el bien común de la colectividad. Es lo que los ciudadanos perciben, los que verdaderamente saben, conocen y aprecian la dinámica política con agudeza, criterio y sentido común. Los que no se dejan llevar por el borreguismo partidista.

No dudo que en el PAN, en los municipios gobernados por municipales azules, tengan a verdaderos demócratas, líderes y eficientes gobiernos. Pero en fin… así lo decidió Gustavo Madero, avalar la mediocridad e ineptitud en la administración panista de Mérida, con la esperanza de que le asegure en el sureste un triunfo en la continuidad.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorRenán Barrera nos mintió
Artículo siguienteMORENA, listo para ser uno de lo mismo o más “pior”