angelicavsrenan

Uno de los temas favoritos de la administración de Renán Barrera y sus defensores es continuar alegando que todo lo malo que pasa en el municipio de Mérida es por culpa de Angélica Araujo. Por lo cual se intenta, mediáticamente, responsabilizarla de los errores en los servicios de recoja de basura o de las luminarias.

Vale la pena entonces hacer un ejercicio comparativo, sobre el caso de las luminarias, entre estas administraciones:

Criterio comparativo Angélica Araujo Renán Barrera
Por procedimiento legal Licitación pública: otorgando la posibilidad de cualquier empresa de proponer, y con ello, garantizar el buen cuidado del interés público. Compra directa: sin respetar el ordenamiento constitucional que obliga a la licitación pública. Los participantes y beneficiarios lo hicieron a “invitación” de quienes tomaron la decisión
Organismo decisorio Se sometió a CABILDO, órgano de gobierno municipal, y fue aprobado por los regidores, inclusive por los integrantes del PAN donde se encontraban Claudia Canto Mezquita y Lizette Mimenza Herrera, hoy funcionarias de tesorería y gobernación del Ayuntamiento, que votaron a favor de la propuesta. Bajo un principio supuestamente democrático se instaló un órgano ciudadano, que fue cuestionado por que uno de sus integrantes trabajo en una empresa que fue “invitada” y beneficiada. No hay ningún fundamento legal en las decisiones. Excluyó a los regidores de del PRI.
Limpieza jurídica Nunca existió ningún cuestionamiento legal, político o mediático que antepusiera dudas a las formas en cómo se desarrollo todo ese proceso. Las empresas AB&C Leasing y el Banco Santander han acusado en tribunales la terminación anticipada sin seguir las formalidades de una rescisión que cubriera los daños y perjuicios que correspondieran. En amparo el municipio ha perdido, en cuestión de fondo, al hacer válido los tribunales administrativos la vigencia y obligación de contrato de factoraje financiero.
Solución al problema Se cuestionó la capacidad de iluminación de las lámparas, aún cuando se cumplía normas mexicanas en su instalación. Normas que habían sido propuestas desde la administración de Felipe Calderón, presidente panista. Se cambiaron lámparas que aún cuando iluminan mejor, ha sido conste las apagones en amplios sectores y avenidas. Confirmando con ello que el problema sustancial no era la capacidad de la lámpara sino la falta de mantenimiento en la red eléctrica.

 

Porque la evidencia está en los hechos, queda a usted lector determinar, en el caso de las luminarias, qué autoridad ha tomado las mejores decisiones.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorAyuntamiento acepta ineficiencia en servicio de basura
Artículo siguiente¿Qué destino queremos para nuestros jóvenes? O ¿Qué jóvenes queremos en nuestro destino?