Protesta en contra del gasolizano en la glorieta de la Minerva y por avenidas de Guadalajara, en Jalisco.

En estos días se ha planteado por diferentes sectores de la sociedad, de los empresarios y fuerzas políticas que el Ejecutivo Federal frene el alza a las gasolinas prevista para este 4 de febrero próximo. No ha faltado el oportunismo político de pretender hacer creer a la población que por una gestión individual es que se logrará dar un paliativo a la deteriorada economía familiar.

Sin embargo, es preciso notar que este freno o decisión de no aumentar el precio a las gasolinas es más una cuestión de indicadores o factores de mercado que una decisión política o ejecutiva de la presidencia.

Recordemos que la liberalización del precio de las gasolinas depende de los factores externos en la cotización o paridad del dólar con el peso y precio del petróleo. Lo que hemos estado viendo en la economía macroeconómica es que el peso mexicano ha tenido un mejor momento ante el dólar, aún y a pesar, de la incertidumbre política y escándalos por la crisis en la relación bilateral con Estados Unidos y el presidente Donald Trump.

Igualmente, el precio del petróleo ha tenido una reducción en su valor. Por lo cual, se dan las condiciones, según los expertos, para que se pueda contener por lo menos el precio de las gasolinas en la actualidad.

Entonces no se debe a que alguien hizo una gestión o por clamor popular. Son simples condiciones de mercado relacionadas con las premisas por las cuales se definirían el precio de las gasolinas.

Esto no significa tampoco una marcha atrás del gasolinazo y de la otra subida programada para marzo. De hecho, si las condiciones del mercado en los factores que definen el precio empeoran, el aumento podría ser mayor con la debida afectación a la economía del país.

Pero también podría darse una reducción del precio.

Estamos ante el tema de las gasolinas entrando en el delicado aspecto de la dependencia de indicadores económicos que un día pueden estar a la baja y otros al alza.

Por lo menos, podremos respirar los mexicanos porque las condiciones están dadas para mantener los precios como están.

Pero ya ven… el oportunismo político para colgarse la medallita sigue caracterizando a la clase política mexicana.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorManuel Díaz y Víctor Chan: un análisis sobre la violencia en México
Artículo siguienteNo basta el llamado a la Unidad Nacional