I. Parece que en México hacemos las cosas al revés. Mientras a un obispo mexicano, Mons. Ramón Castro Casto de Cuernavaca está siendo acusado por la Secretaría de Gobernación por sesgo político; al publicista español Antonio Sola le viene decir que ve en Andrés Manuel López Obrador un casi irreversible triunfo electoral para el 2018. Es decir, a un extranjero se le permite dar una opinión de política y al mexicano se le acusa de transgredir el artículo 130 constitucional relaciona con la separación de iglesia- estado. Dos medidas ante un mismo hecho que sanciona la constitución: ni extranjeros ni ministros de culto deben participar de manera activa en opinión y en actos políticos. ¿Qué tal?

II. En Mérida, específicamente en el palacio de la calle 62 se especula la candidatura de Cecilia Patrón Laviada a la Alcaldía de la capital yucateca. La declaración defensiva del hermano, el ex gobernador de Yucatán donde afirma que si hubiese un acto de corrupción de ella no dudaría en denunciarla, la puso en la lucha por la candidatura. El problema para el PAN es que parece que la dinastía de la “casta divina” para querer imponerse bajo la marca “Patrón”. ¿No que ya no existían los cacicazgos en Yucatán? ¿Cuándo íbamos a ver lo que hemos tomado conciencia de los hechos políticos desde hace 20 año que tendríamos en Acción Nacional cotos de poder familiar?

No es la primera vez. Recuerden el caso de Tinum donde padre e hija de panistas se repartían a conveniencia la alcaldía del aquel municipio. En el juego político de la capital parece que los “Patrón” desean ser una nueva familia que aglutine la preferencia electoral para ganar espacios en la administración pública.

No podemos olvidar que el actual presidente del PAN, Raúl Paz, resulta ser la ex pareja de Cecilia Patrón. Sin poder afirmar si realmente se han separado legalmente, algunas lenguas que conocen un poco más de la historia afirman que entre Patricio y su cuñado nunca ha sido una relación tersa. Hay quienes dicen que un operador de la separación entre Raúl y Cecilia fue el ex gobernador de Yucatán. Sin importar esos asuntos familiares que solo competen a quienes están en el interés de la relación conyugal, no se pasa por alto que en los hechos, declaraciones y acusaciones hay un interés entre los amigos de Patricio en ver caer muy pronto a Paz.

¿Será acaso la caída de Paz necesaria para afianzar la candidatura de Cecilia?

Solo los hechos y el tiempo nos darán la respuesta.

III. Es cierto que para el PRI tiene muy marcados sus procesos y tiempos para tomar decisión sobre sus candidatos. Sin embargo, Enrique Ochoa Reza desde que asumió la presidencia de ese partido ha dirigido sus ataques con el aspirante puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador ahora presidente de Morena. Al ex priista y ex perredista lo consideran al enemigo a vencer. Pero en lugar de bajar, lo fortalecen. Por lo menos en cuanto a la teoría de la “mafia del poder” y el “complo”.

La dirigencia del PRI no ha podido entender el escenario social que es adverso a lo que huela a priista. No es AMLO el enemigo del PRI. Es el hartazgo social que se alimente del escándalo de la Casa Blanca, de la corrupción descarada de Javier Duarte, las dudas que hay sobre Borge en Quintana Roo y el gasolinazo entre los principales temas que encrespan a la sociedad. Criticas que resultan más influyentes en la percepción negativa contra el PRI que todo lo que hoy diga López Obrador.

IV. Al inicio del curso escolar se “vendió” la idea de un calendario de 185 días con mayor día de descanso para los alumnos y maestros en lugar de 200 días escolares. Sin embargo, para la implantación del nuevo modelo educativo de Aurelio Nuño se afirma que durante el mes de julio se desarrollaran curso de capacitación. Lo que ya muchos maestros empiezan en las redes sociales a calificar como gran estafa las acciones de gobierno en materia educativa.

V. Un hecho más que evidente de las redes sociales es que ha democratizado la opinión pública. Hoy cualquier persona puede ejercer de manera libre y directa la libertad de expresión. Pero también, en un aspecto negativo, existe mucho comentario que no tiene un fundamento, ni evidencia ni argumento. Hay quienes aprovechan el anonimato para atacar o inventar noticias en las redes. Se observa que es muy fácil viralizar las notas negativas que por morbo se posicionan mucho mejor. Algunas de esas notas cuentan con la firme intención de provocar más desánimo, hartazgo social, enfurecimiento e ira social. Lamentablemente no hay una competencia lectora, mucho menos de análisis crítico, en la mayoría de la población que resulta rehén de quienes desde las redes sociales pretenden manipular a la sociedad.

Así transcurre nuestro tránsito por la política a la mexicana.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorEstrategias de enseñanza: sombreros para pensar
Artículo siguienteOlmecas se queda con juego de volteretas