El juguete no es nuevo, aunque en los últimos días se ha popularizado en muchos niños y adolescentes en México. El origen se remonta hace 20 años cuando Catherine Hettinger ideo el aparato a principios de los 90’s para ayudar a su hija que padecía miastenia gravis. Una afectación que debilita los músculos, por lo cual le restaba movilidad física.

A partir de ahí se ha utilizado este mecanismo como una herramienta terapéutica. Los primeros dispositivos se usaron originalmente para atender trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Inclusive se reporta su uso y resultados satisfactorios en niños autistas.

Sin embargo, se ha traspasado la barrera terapéutica a lo lúdico. Hoy se ha vuelto muy popular, tanto que se ha desvirtuado el objetivo original de eliminar el estrés o depresión infantil para ser hoy en día un gran distractor en las aulas académicas.

Pero más allá de esta polémica, lo no debemos pasar por alto es que no se trata de un simple juguete. Como se ha indicado al inicio el artilugio tiene una finalidad terapéutica para apoyar a quienes por alguna razón tienen una condición discapacitante. Lo que nos debe llevar a la conciencia de RESPETAR y NO INVADIR un espacio que no corresponde a quien no comparte una necesidad especial.

Es como si quisiéramos usar el bastón del débil visual o estar escribiendo en braille o usar el lenguaje de señas sin tener una condición física que lo justifique.

Podrá parecer una exageración. Pero la sensibilidad hacia las personas con discapacidad debe ser mucho más amplia en el respeto de los instrumentos y medios que tienen para mejorar su condición.

La banalización o distorsión por fines lúdicos es no darles el reconocimiento que se merecen y que como sociedad incluyente debemos garantizarles.

Así, que si eres de los que están usando este objeto terapéutico sin necesitarlo haz conciencia de lo que significa por sí mismo y para las personas que deben usar.

Respetemos no solo a la persona con discapacidad sino todo su entorno, toda su realidad, los que ellos necesitan y requieren para mejorar e incluirse más dentro de la sociedad.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorValdez y Heras guían triunfo melenudo
Artículo siguienteMorena pellizca el Estado de México