Los partidos políticos han optado por una nueva forma de disfrazar el dedazo. En contraposición a una postura democrática que ampliaría a la militancia, por medio de consulta o proceso electoral interno, lo que estamos observando es que la definición de las candidaturas está en manos de los organismos cupulares de los partidos políticos. El problema para las fuerzas políticas del país es que la elección del candidato por la vía cupular no garantiza al final la unidad de los militantes en torno a la figura elegida. Lo que conllevaría a los fenómenos de votos diferenciados, negaciones de apoyo internas, segmentación y fragmentación interna por la desconfianza del proceso electivo


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLos Leones acuden a la entrega del premio Beyond Sport México
Artículo siguienteLibros en línea, ventana para padres de familia