Científicos han teorizado con anterioridad la presencia de agua bajo la superficie de Marte, con la posibilidad de albergar vida

 

NOTIPRESS.- Científicos confirmaron la presencia de un lago de agua salada, descubierto en 2018 bajo los casquetes de hielo del polo sur de Marte, y reportan el hallazgo de tres lagos más en el planeta. El descubrimiento se realizó utilizando datos de radar de la misión Mars Express de la Agencia espacial europea (ESA, por sus siglas en inglés) y se dio a conocer este 28 de septiembre de 2020 en la revista científica Nature Astronomy.

El hallazgo de un único cuerpo de agua bajo el hielo del polo sur marciano se realizó en 2018. El descubrimiento se basó entonces en 29 observaciones realizadas entre 2012 y 2015, aunque los científicos subrayaron la necesidad de más evidencia para respaldar dicho descubrimiento. Para el estudio de 2020, los científicos se dieron a la tarea de confirmar el hallazgo con un conjunto más amplio de datos, recurriendo a 134 observaciones realizadas entre 2012 y 2019.

Con el instrumento de radar de Mars Express, llamado Radar avanzado de Marte para sondeos subterráneos y de ionosfera (MARSIS, por sus iniciales en inglés), los científicos sondearon la región del polo sur marciano. Este instrumento cuenta con una tecnología similar a la utilizada con el fin de detectar lagos subglaciares en la Tierra, a través de ondas de radio las cuales rebotan en las capas de material en la superficie y el subsuelo del planeta. Posteriormente, esta tecnología se utiliza para determinar el tipo de material presente en el lugar (roca, hielo o agua, por ejemplo), con base en la forma en que se refleja la señal de radio.

A partir de esta información, los investigadores identificaron el mismo cuerpo de agua reportado en 2018 y tres lagos adicionales en la misma zona. Los lagos se extienden en una zona de aproximadamente 75 mil kilómetros cuadrados, el mayor de ellos con aproximadamente 30 kilómetros de diámetro, rodeado de tres lagos más pequeños, estos con unos cuantos kilómetros de ancho. Ante la falta de una atmósfera considerable en Marte, es imposible la formación de agua en el planeta, aunque los científicos han teorizado la posibilidad de la existencia de ésta bajo la superficie del planeta. De existir estos cuerpos acuosos, la existencia de vida en ellos es una posibilidad.

Pese a existir vida en aguas subglaciares en la Tierra, también es posible que en Marte no sea el caso debido a los niveles de salinidad del agua, pues los científicos señalan la necesidad de altos niveles de sal para evitar el congelamiento de estos cuerpos de agua. Aunado a esto, la existencia de estos lagos aún es cuestionada por parte de la comunidad científica, en la cual hay quienes comentan, la señal detectada por MARSIS y otros instrumentos podría tratarse de fango o lodo.

Respecto a la búsqueda de señales de vida extraterrestre, por otro lado, científicos han detectado en la atmósfera de Venus un gas que en la Tierra se asocia a la presencia de vida bacteriana, según se dio a conocer a mediados de septiembre a través de otro estudio publicado en Nature Astronomy. Los autores del estudio no lograron identificar el origen del gas en ningún proceso geológico o fotoquímico conocido. Su presencia entonces podría deberse a un proceso de este tipo aún desconocido, o bien, de vida extraterrestre, según comentan los autores del estudio.

Conforme avanza la tecnología, también avanzan las ambiciones espaciales del ser humano. Debido a la intención de Estados Unidos de enviar misiones humanas a la Luna en 2024, un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances ha confirmado que es posible para el ser humano realizar misiones largas en la Luna y propone algunas medidas con el fin de proteger a los astronautas de la radiación espacial para conseguir este objetivo.

Los avances científicos de los años más recientes, traducidos en tecnología como la de MARSIS, han permitido y seguirán permitiendo al ser humano ir develando los misterios que guardan los planetas del sistema solar u otros aún más lejanos, como es el caso del agua descubierta bajo el hielo del polo sur de Marte.