Man holding bag full of plastic pollution collected on beach, North East England, UK

Esta enzima podría ayudar a reciclar el PET infinitamente y reducir la contaminación plástica del planeta

 

NOTIPRESS.- Científicos desarrollaron una súper enzima capaz de degradar el plástico hasta seis veces más rápido que la enzima PETasa previamente creada en 2018, por el mismo grupo de investigadores de la Universidad de Portsmouth a partir del descubrimiento de una bacteria come plástico, encontrada en un centro de reciclaje de desechos en Japón, en 2016.

La primera enzima, diseñada en 2018, es capaz de descomponer el tereftalato de polietileno (PET) en sus componentes básicos en unos cuantos días, lo que presenta una oportunidad de reciclar el plástico infinitamente y reducir la contaminación plástica, aportando a la reducción de los gases de efecto invernadero responsables del calentamiento global. El desarrollo de esta enzima natural en el laboratorio fue capaz de disolver el plástico hasta 20% más rápido, en comparación con otros métodos. Actualmente el PET es ampliamente utilizado en la fabricación de botellas de bebidas de un sólo uso y textiles. El PET es un material particularmente resistente a la biodegradación y debe someterse a procesos químicos para biodegradársele.

De acuerdo a un comunicado de la Universidad de Portsmouth del 28 de septiembre de 2020, los científicos han mezclado esta enzima con una segunda, llamada MHETasa encontrada en las mismas bacterias come plástico de Japón, capaz de degradar aún más el PET. Según el estudio publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, al mezclar ambas enzimas se consiguió degradar el plástico al doble de velocidad que la PETasa y, con la ingeniería de una conexión entre las dos enzimas con el objetivo de crear una súper enzima, esta velocidad se triplicó. Aunque la PETasa por sí misma no es suficientemente rápida para hacer el proceso comercialmente viable, la creación de la súper enzima supone un salto significativo hacia una solución para la contaminación plástica.

“La PETasa y la nueva combinación MHETasa-PETasa funcionan al digerir el plástico PET, devolviéndolo a sus componentes originales. Esto permite que los plásticos se fabriquen y reutilicen sin cesar, lo que reduce nuestra dependencia de recursos fósiles como el petróleo y el gas”, menciona la Universidad de Portsmouth en su comunicado. La realización de esta super molécula involucró en su estudio enfoques estructurales, computacionales, bioquímicos y bioinformáticos para revelar conocimientos moleculares sobre su estructura y cómo funciona.

Similarmente, científicos en Francia desarrollaron una enzima, descubierta originalmente en un montón de hojas de abono, capaz de degradar el plástico lo suficiente como para producir nuevas botellas de plástico de alta calidad. En la actualidad, los métodos existentes de reciclaje únicamente consiguen producir plástico con calidad suficiente para ropa y alfombras. A diferencia del descubrimiento de la Universidad de Portmouth, que puede actuar a temperatura ambiente, esta enzima requiere de temperaturas superiores a los 70 grados celsius. Carbios, la empresa detrás de esta enzima, se ha asociado con grandes empresas, como Pepsi o LÓreal, con el objetivo de acelerar su desarrollo.

Con respecto al calentamiento global y la acumulación de los gases de efecto invernadero que lo producen, los científicos han estimado un aumento del nivel del mar de casi cuarenta centímetros debido al derretimiento del hielo de Groenlandia y Antártida para 2100. El aumento en los niveles del mar provocará el desplazamiento de un millón de personas habitantes de tierras bajas por cada centímetro de aumento en el nivel del mar, según estudios recientes.

Debido a este escenario, es urgente el desarrollo de tecnologías, como esta súper enzima capaz de degradar el plástico hasta seis veces más rápido que métodos actuales, las cuales ayuden a reducir la producción de plásticos de un sólo uso y aumenten la cantidad de PET reciclado mundialmente.