24 exoplanetas han sido identificados como superhabitables, es decir con mejores condiciones para el desarrollo de la vida

 

NOTIPRESS.- Investigadores han identificado veinticuatro planetas, de entre 4 mil 500 exoplanetas conocidos, es decir, planetas orbitando una estrella diferente al Sol, en un sistema planetario distinto al sistema solar, que podrían tener condiciones más adecuadas para la vida en comparación con la Tierra, a más de cien años luz de distancia.

Para el estudio publicado en la revista científica Astrobiology, a finales de septiembre, un geobiólogo con experiencia en habitabilidad planetaria y un grupo de astrónomos identificaron estos criterios de superhabitabilidad y buscaron entre los exoplanetas conocidos a posibles candidatos.

Los investigadores buscaron sistemas solares con planetas orbitando una estrella a una distancia propicia donde pueda existir el agua. Sistemas solares con una estrella tipo G, como el Sol del sistema solar, enfrentan cierta dificultad en el desarrollo de vida, debido a que se necesitan cerca de cuatro mil millones de años para desarrollar vida compleja como en la Tierra y las estrellas tipo G suelen durar menos de diez mil millones de años, con la probabilidad de extinguirse antes de permitir la formación de vida en alguno de los planetas alrededor de dichas estrellas.

Por esta razón, además de buscar sistemas con estrellas tipo G más frías, los investigadores también identificaron sistemas con estrellas tipo K o estrellas enanas, un poco más frías, menos masivas y menos luminosas en comparación con el Sol del sistema solar, pero con la ventaja de un tiempo de vida de veinte mil millones a setenta mil millones de años, tiempo suficiente para permitir el desarrollo de vida compleja en sus planetas.

No obstante, para ser habitables, los planetas de estos sistemas no deben ser tan viejos como para haber perdido ya su calor geotérmico ni su campo geomagnético protector. La Tierra tiene alrededor de 4.5 mil millones de años, aunque los científicos señalan, la edad ideal de un planeta donde pueda surgir la vida es entre los 5 mil millones y los 8 mil millones de años.

En cuanto al tamaño, un planeta 10% más grande en comparación con la Tierra tendría una mayor superficie habitable, mientras que un planeta 1.5 veces el tamaño de la masa de la Tierra retendría su calentamiento interior a través de la desintegración radiactiva por más tiempo y contaría con una gravedad más fuerte capaz de retener una atmósfera durante un período de tiempo más largo.

Respecto al agua, esencial en la formación de vida, podría ser aún más benéfica en cantidades mayores a la Tierra, particularmente en forma de humedad y nubes. Esto, aunado a una temperatura más cálida (aproximadamente 5 grados celsius más que en la Tierra), crearía mejores condiciones para la vida, de manera similar a las selvas tropicales en la Tierra, donde existe mayor biodiversidad en comparación con lugares más secos y fríos.

Aunque ninguno de los 25 candidatos a planetas superhabitables identificados cumplió con absolutamente todos los criterios, los investigadores sí identificaron uno con cuatro de estas características, lo cual significa que este tendría condiciones más favorables para la vida en comparación con la Tierra.

Pese a no confirmar la existencia de vida extraterrestre en estos planetas, la investigación provee de una lista de candidatos que podrían examinarse bajo las nuevas tecnologías por venir en el campo de la exploración espacial.

Recientemente un grupo de investigadores desarrollaron un método de confirmación de exoplanetas a través de inteligencia artificial (IA) con un margen de posibilidad de falso positivo menor al 1%, con el que podrían confirmarse los posibles candidatos a exoplanetas más rápidamente y con esto aumentar la lista de candidatos a planetas superhabitables en un futuro. En cuanto a la búsqueda de vida en otros planetas, también se descubrió, a mediados de septiembre, posibles señales de vida microbiana en Venus, aunque este descubrimiento no es concluyente.

La vida extraterrestre, de existir, podría encontrarse a muchos años luz de distancia de la Tierra, en exoplanetas. Mediante este estudio, que ha identificado planetas superhabitables, con características favorables para la vida superiores a las de la Tierra, los investigadores sugieren los primeros lugares donde los científicos podrían buscar evidencia de vida conforme la tecnología avance y permita la exploración de estas regiones del universo.