Piden abandonar prejuicios sobre diversidad sexual y de género 

Mérida, Yucatán, a 20 de mayo de 2021.- A pesar de que en México existen avances legales que protegen a las personas con identidades sexuales y de género diversas, lo cierto es que en la realidad social éstas suelen ser marginadas, excluidas y violentadas por el sistema, sostuvo la profesora de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Marcela Durán Rosado.  

“Recordemos que la discriminación son esas prácticas cotidianas a través de las cuales damos una diferencia de trato, un trato desfavorable o de desprecio a una persona o grupo, esto suele dirigirse hacia quienes viven y ejercen su sexualidad al margen de lo que se ha considerado históricamente hegemónico”, apuntó la especialista durante la conferencia “Sexualidad, Derechos Humanos e inclusión”.  

En el marco del Primer Seminario de Cultura de Paz “Una construcción desde la educación”, Durán Rosado dijo que muchas veces resulta muy complejo identificar en nuestra persona y en otras la discriminación hacia un grupo, ya que se hace de una manera leve e inconsciente.  

En el ámbito de la sexualidad, agregó, estas maneras de discriminar resultan imperceptibles para las personas o instituciones cuando se tiene la concepción de que somos mujeres y hombres conforme al órgano sexual de nacimiento o de acuerdo con las ideas valorativas de que constituye ser un “auténtico hombre” o una “auténtica mujer”.  

“Tenemos la falsa idea de que un grupo, normalmente minoritario, representa una amenaza para la sociedad, o que algo malo va a suceder si se les permite ser como ellos quieren”, destacó.  

Mencionó que las personas tienden a asumir que tienen ese permiso moral para opinar o involucrarse en la sexualidad ajena y actúan como jueces al etiquetar a personas con diferentes orientaciones.  

Asimismo, este tipo de comportamiento se identifica en los espacios educativos, donde en los diversos niveles existe un temor profundo a abordar temas relativos a la sexualidad.  

Duran Rosado subrayó que también existen en la sociedad prejuicios y estereotipos aceptados como verdades, sin discusión alguna; además de que prevalece la injusticia testimonial, que se traduce en descalificar, ignorar o no tomar con seriedad las voces o testimonios de quienes han sufrido este tipo de discriminación.  

También, destacó que las niñas, los niños, adolescentes y jóvenes deben conocer en torno a la sexualidad temas como: Anatomía de los órganos reproductivos, reproducción, métodos anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual, expresiones amorosas y diversidad sexo-genérica.  

Entre los retos para fortalecer la cultura de la igualdad, se encuentran la disposición a desaprender para volver a aprender; romper con la inercia de verdades absolutas; pasar del papel a la práctica; emprender acciones individuales y colectivas; y el trabajo articulado desde los diferentes sectores de la sociedad, concluyó. 

 

 

 

Boletín de prensa


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorMediación escolar como herramienta para resolver conflicto
Artículo siguienteEspectacular cierre de pretemporada