Ciudad de Panamá, 13 sep (EFE).- Más de 300.000 alumnos se incorporaron este lunes al régimen de clases semipresenciales en Panamá, el país que más tiempo ha tenido sus escuelas cerradas en el mundo, como parte del regreso progresivo y seguro a las aulas en el marco de la pandemia de la covid-19.

“Es muy importante” el retorno gradual y seguro a las escuelas, la idea es que “la mayor cantidad de centros educativos” se incorporen al régimen de semipresencialidad, dijo la ministra de Educación, Maruja Gorday.

Las clases semipresenciales, que consisten en asistir pocas horas varios días a la escuela, comenzaron oficialmente a finales de mayo pasado, pero muy pocos de los cerca de 900.000 alumnos que tiene el sistema están asistiendo pese a los protocolos de bioseguridad establecidos siguiendo la guía de las autoridades.

“Hay que generar la confianza con los padres de familia y obviamente ir monitoreando con las autoridades de salud”, sostuvo la ministra Gorday, quien volvió a negar que la cartera de Educación esté “improvisando” con el regreso a clases, como han acusado algunos dirigentes docentes que se resisten al retorno a las escuelas aduciendo que las condiciones no están dadas.

Este lunes 300.511 estudiantes retornaron “progresivamente y de forma segura” a las aulas para comenzar las clases en modalidad semipresencial en 1.398 escuelas de todo el país, que representan el 30 % de todos los centros educativos, señaló Gorday.

En el trimestre anterior, según la información oficial, había 455 escuelas, de las más de 3.900 que tiene el país, impartiendo clases semipresenciales, modalidad que en el sector público arrancó el 31 de mayo pasado.

Así, el retorno a las aulas coincide con el avance de la vacunación contra la covid-19 en Panamá, con cerca del 50 % de la población objetivo inmunizada con las dos dosis, y con una bajada en ritmo de la pandemia, que ha causado al menos 462.224 contagios y 7.137 muertes en el país.

Las autoridades y algunos docentes esperan que aumente de forma progresiva y segura -ateniendo a la situación epidemiológica- la cantidad de alumnos y escuelas durante lo que resta de año escolar.

“Si dentro de un mes, los niños que han retornado no tienen ningún percance y todo va bien les aseguro que a finales de octubre” habrá más alumnos asistiendo a las aulas, dijo este lunes a Efe Mirian Espinosa, directora de la Escuela Carlos A. Mendoza, ubicada en el popular barrio de San Miguelito, a las afueras de Ciudad de Panamá.

Los estudiantes de este centro público acudieron a la escuela ataviados con mascarillas, cumpliendo con la distancia de seguridad y con pocos alumnos por aula, aunque aún deberán combinar semanalmente las clases presenciales con la modalidad a distancia.

El Gobierno de Panamá cerró las escuelas en marzo de 2020, menos de dos semanas después del inicio del curso escolar debido al estallido de la pandemia, y las clases se han impartido a distancia, con el uso de internet donde existe el servicio.

Unicef, que en marzo pasado dijo que Panamá era el país del mundo con mayor cantidad de días sin educación presencial o semipresencial, ha exhortado a que las clases presenciales se retomen de manera gradual, iniciando en los lugares donde los alumnos no tengan conectividad y donde los indicadores de la pandemia lo permitan.