NÁPOLES, Italia, 4 nov (Reuters) – Los tres Reyes Magos tendrán que llevar algo más que sus tradicionales ofrendas de oro, incienso y mirra cuando vayan a visitar al Niño Jesús este año: su pase de salud por el COVID-19.

Los artesanos de la calle San Gregorio Armeno, en el centro histórico de Nápoles, Italia, son famosos por utilizar el arte para adaptar sus belenes a la época en que viven.

“El año pasado fue el de las mascarillas, por lo que las figuras de María, José y los Reyes Magos llevaban mascarillas (…) Este año parecía lo correcto seguir en esta dirección”, dijo el artesano Marco Ferrigno.

El pase sanitario, que demuestra que alguien ha recibido al menos una dosis de vacuna, dio negativo o se recuperó recientemente del virus, es un requisito en Italia para viajar en gran parte del transporte interurbano, así como para acceder a una variedad de lugares culturales y de ocio.

“Como los Reyes Magos tienen que hacer un largo viaje hasta el pesebre, les di a todos su propio pase sanitario para que tengan los documentos adecuados para viajar”, dijo Ferrigno.

Los belenes napolitanos se convirtieron en una forma de arte en el barroco. Muchas familias italianas tienen un belén en exhibición en sus hogares en Navidad.

La reacción de los turistas a la entrega de pases con código QR a los Reyes Magos para poder seguir a la estrella sin problemas fue mayoritariamente positiva.

“Todos tenemos el pase sanitario. ¿Por qué no deberían tenerlo los Reyes Magos? Vienen de muy lejos y atraviesan muchos países (…) Es un buen mensaje para la gente. Todos deberíamos tener el pase sanitario”, dijo el turista Massimiliano Giangrossi.