Las organizaciones podrían llegar a invertir más de 100 mil millones de dólares en la protección de sus activos este año

 

NOTIPRESS.- Con la digitalización acelerada por la Covid-19, la ciberseguridad se convirtió en un tema clave para las empresas, con el objetivo de proteger sus datos de ataques cibernéticos. Por esto, las tendencias de ciberseguridad de 2022 llevarán a las organizaciones a invertir más de 100 mil millones de dólares en la protección de sus activos este año, considera Simplilearn, un bootcamp online de habilidades digitales.

Sobre el tema, la empresa de ciberseguridad A3sec identifica cinco tendencias en esta área, que marcaron el final de 2021 y el comienzo de 2022. La primera se refiere al creciente uso de la computación en la nube en el ámbito empresarial, debido al auge de la digitalización de los entornos de trabajo. Esto podría ocasionar una mayor cantidad de ciberataques enfocados a los empleados trabajando desde casa, con las cargas de trabajo en la nube y los centros de datos como objetivo.

La segunda tendencia es un mayor foco de los ciberataques en los criptoactivos, por el auge global de estas tecnologías, mediante fraudes contra los usuarios o ataques directos a las plataformas. La empresa también identifica la evolución del ransomware como un fenómeno a observar durante 2022, que ha comenzado a involucrar toda clase de activos, incluyendo el Internet de las Cosas (IoT).

En el cuarto lugar se habla de la diversificación de los ciberataques con el uso de inteligencia artificial (IA), aunque también se resalta el desarrollo de tecnologías de ciberseguridad basados en IA. En este sentido, la quinta tendencia es la automatización de los procesos de seguridad para eliminar tareas repetitivas y reducir la carga operativa de los analistas. Según informó A3sec a NotiPress, esto se traduce en una mejor aprovechamiento de los recursos sobre las actividades más importantes o que ameriten realmente el tiempo de un experto de ciberseguridad.

Simplilearn también detecta otras tendencias, entre ellas que los dispositivos móviles sean los objetivos principales de los ciberatacantes, mientras la violación de datos continúa siendo el objetivo primordial de los delitos cibernéticos. También destacan el uso de ciberataques en el contexto de los conflictos entre occidente y oriente, como se ha registrado en el caso de la guerra ruso-ucraniana.

Por otro lado, la consultora McKinsey & Company considera que el aumento en ciberataques y algunos indicadores de mercado reflejan un temor de una intensificación mayor. En este sentido, pronostican una proyección de gasto en proveedores de ciberseguridad de 101.5 mil millones de dólares para 2025. También un aumento anual del 15% de los costos relacionados a la actividad cibercriminalalcanzando los $10.5 billones al año en 2025.

Debido a una digitalización acelerada de las actividades comerciales, empresariales y cotidianas, el impacto de los ataques cibernéticos también crece, así lo señalan los especialistas. En este sentido, las empresas dedicadas a la ciberseguridad se preparan con el análisis de las tendencias actuales para ofrecer un mejor servicio en esta área comercial con una demanda en crecimiento. Independiente a identificar tendencias en los ciberataques, A3Sec se centra en tres fases para estar protegidos: prevención, detección y reacción.

 

 

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.