El recital formó parte de los conciertos que se llevan a cabo todos los viernes en el patio central de la sede alterna del Senado. 

 

Con “Música del Siglo XX”, ayer se presentó en Casa Nuestra el “Quinteto de Alientos de Bellas Artes”, cuyos integrantes son prestigiados solistas que destacan como miembros de las más importantes orquestas de México, catedráticos en las principales escuelas de música y sobresalientes intérpretes de la música de cámara. 

 

El recital formó parte de los conciertos que se llevan a cabo todos los viernes en el patio central de la sede alterna del Senado, y que enriquecen la oferta cultural de la Ciudad de México, en colaboración con la Coordinación Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.  

 

La agrupación conformada en 2006 está integrada por Carmen Thierry en el oboe; Manuel Hernández en el clarinete; Gerardo Lezama en el fagot; Jon Gustely en el corno; y Abraham Sáenz en la flauta. 

 

Los músicos además son solistas y miembros de las más importantes orquestas de México y Estados Unidos, destacó Salvador Vera, coordinador general de Actividades Artísticas y Culturales de Casa Nuestra.  

 

El concierto inició con dos obras para instrumentos solos: “Blues y Variaciones para Monk”, de David Amram, pieza para corno; y “Cuatro Mosaicos Latinoamericanos”, de Osvaldo Lichtenzveigh, para clarinete.  

 

Casa Nuestra es el proyecto que impulsa la Junta de Coordinación Política, que preside el senador Ricardo Monreal Ávila, para transformar la Antigua sede del Senado en un recinto que se suma a la vasta infraestructura artística y cultural de México. 

 

 

 

 

Boletín de prensa


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorInauguran exposiciones “Los colores de la diversidad” y “Muxes Flores de Guiechachi”
Artículo siguientePorros y cambio climático, o cómo las drogas destruyen el medioambiente