António Guterres expresa consternación y ofrece sus condolencias a los familiares de las víctimas. La agencia para la niñez pide a la gente y los medios no enviar imágenes ni videos del acontecimiento. El organismo para la ciencia y la cultura afirma que fue un ataque al derecho a la educación.

Un expolicía armado atacó este jueves una guardería en el noreste de Tailandia causando la muerte de casi 40 personas, al menos 20 de ellas niños -algunos de apenas dos años -, según cifras preliminares extraoficiales, para luego asesinar a su familia y suicidarse.

El Secretario General de las Naciones Unidas manifestó tristeza y consternación por el terrible tiroteo masivo ocurrido en la provincia de Nong Bua Lamphu, una región principalmente agrícola con una de las tasas de pobreza más altas de Tailandia.

En un comunicado, António Guterres ofreció sus condolencias a las familias de los fallecidos y deseó una pronta recuperación a los heridos.

Hasta el momento, las informaciones indican que diez personas quedaron heridas, seis de ellas gravemente.

Armas de fuego y armas blancas

Según los despachos de prensa el agresor, de 34 años, portaba armas de fuego y cuchillos y entró a la guardería a la hora de almuerzo abatiendo a tiros a cuatro o cinco funcionarios para luego dirigirse a los salones donde estaban los niños.

Tras cometer la masacre, el atacante huyó de la escena del crimen y mató a su familia antes de suicidarse, al darse cuenta del despliegue policíaco para atraparlo.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) lamentó el trágico acontecimiento y condenó todas las formas de violencia contra los niños.

Las escuelas deben ser refugios seguros

Ningún niño debe ser blanco o testigo de la violencia en ningún lugar y en ningún momento”, recalcó la agencia.

Asimismo, subrayó que las guarderías, las escuelas y todos los espacios de aprendizaje “deben ser refugios seguros para que los niños pequeños aprendan, jueguen y crezcan durante sus años más críticos”.

UNICEF pidió a la población y los medios que se abstengan de publicar o reenviar imágenes y videos relacionados con el incidente porque pueden afectar negativamente a los niños y las familias de las víctimas.

Ataque a la educación

La directora ejecutiva del organismo, Catherine Russell, calificó el ataque como un “sinsentido” y se solidarizó con las familias de las víctimas.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) afirmó que los ataques a escuelas, estudiantes y educadores “son ataques al derecho a la educación”.

 

 

 

Boletín de prensa de la ONU


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorRedes sociales son “un arma de doble filo”
Artículo siguienteConmemoran 48 Aniversario de la incorporación a la Federación de Quintana Roo y de Baja California Sur