Chetumal (México), 14 oct (EFE).- Felipe Yupit creció con las historias que le contaban sus abuelos sobre un eclipse de sol que dejó todo en completa oscuridad y que obligó a todos los animales a regresar de prisa a su nido.

Desde que se enteró del eclipse de sol, don Felipe, un hombre dedicado a su milpa en la zona rural del municipio Othón P. Blanco, donde está Chetumal, la capital de Quintana Roo, en el Caribe de México, empezó a recordar con mucha añoranza la forma en que sus abuelos le contaban historias de un eclipse.

Una de las historias que más recuerda es la forma en la que “la gente de antes” liberaba a la luna cuando el sol la tenía prisionera.

“Mis abuelos, recuerdo, cuando hace el eclipse de noche, salen con sus carabinas y le tiran, así dicen están liberando a la luna, porque cuando se hace de noche el sol es que la cubre y entonces ellos salen a dispararle porque están defendiendo la luna del sol”, explicó.

A sus más de 70 años Yupit se sintió tan emocionado al escuchar que un grupo de fotógrafos llegaron a su comunidad para capturar el eclipse que tomó una lámpara y salió de prisa para llegar al campo de futbol donde montaron un campamento.

Y es que el eclipse anular que se registró este sábado y que se pudo observar en parte de la Península de Yucatán, atrajo la atención de fotógrafos aficionados y profesionales que se reunieron en la comunidad rural de Francisco Villa, muy cerca de la zona arqueológica de Kohunlich.

Desde varios puntos del estado, pero principalmente de Cancún, fotógrafos, amigos y familiares se trasladaron al punto más accesible donde, según las coordenadas, sería visible el llamado “anillo de fuego”.

Aunque el eclipse anular no dejó todo en penumbras como él esperaba, el hombre tuvo la oportunidad de observar el fenómeno astronómico con lentes especiales y platicó con varios de los fotógrafos que le explicaron la diferencia entre un eclipse total y uno anular como el que se registró hoy.

Gerardo Salvador es encargado de cocina en un restaurante de Cancún y su afición es la fotografía de fenómenos astronómicos. Desde hace varios años fue adquiriendo equipo más especializado y justo hoy tuvo la oportunidad de sacar imágenes con un sistema que le permite tomar imágenes cada 10 segundos al mismo tiempo que sigue la órbita del sol.

“Ahorita estoy haciendo fotografía cada 10 segundos para hacer un time lapse del recorrido de la luna tapando el sol”, señaló.

“Tener una gran oportunidad de hacer fotografía de un fenómeno que no pasa regularmente, sobre todo cerca de donde vives, hoy tenemos la fortuna de estar a 6, 7 horas de donde residimos que es Cancún y es una gran oportunidad”, comentó el fotógrafo Félix Barra.

Alberto Cardeña vive en Chetumal y se unió al campamento fotográfico que montaron en un campo de futbol, fue uno de los encargados de recorrer la zona donde se esperaba que el fenómeno fuera visible casi en un 100 por ciento.

El lugar se ubica en la zona donde se construye parte de la vía que conecta el Tren Maya de Chetumal a Escárcega, en Campeche y gran parte de sus habitantes trabajan actualmente en las obras.

El grupo obtuvo un permiso especial de la comunidad para que pudieran realizar sus actividades.

“Es un fenómeno astronómico único, para que pase otra vez en este mismo punto geográfico podrían pasar hasta 300 años”, destacó.

 

 

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.