Madrid, 8 mar (EFE).- 37 habitaciones de hotel en el centro de Madrid tienen, en esta ‘Semana del arte’ en la que se celebra ARCO, unos turistas muy especiales, artistas de varios países del mundo que exponen sus obras sobre camas, paredes, cortinas y hasta las duchas y los inodoros de los baños.

Se trata de la iniciativa ‘HYBRID Art Fair’, liderada íntegramente por mujeres -algo que nació de manera muy “orgánica y natural”, según las organizadoras- y que en su octava edición en las habitaciones del hotel Petit Palace Santa Bárbara del centro de la capital española quiere seguir ofreciendo un espacio de exhibición a aquellos artistas emergentes que no cuentan con el respaldo de una galería.

Así, en dos de las plantas de este hotel cada habitación esconde una muestra de cuadros, esculturas, proyecciones, ilustraciones, señales de tráfico reconvertidas o ripios de la calle que han sido reutilizados en alguna obra.

“La intención es darle un lugar a los artistas más jóvenes e independientes de las galerías”, explica a EFE Aida Fernández Chaves, una de las codirectoras, quien precisa que trasladaron la feria “a la Semana del arte” madrileña porque “al final todas las ferias son de galerías” y ellas quieren “dan lugar a colectivos de artistas o espacios autogestionados”.

La española precisa que la feria no pretende “competir” con ARCO, una de las mayores ferias de arte contemporáneo del mundo y que se celebra esta semana en Madrid, sino que se alimentan también de la gente que asiste a ella.

“Es lo mejor que tiene la semana, por ARCO viene muchísimas personas a Madrid, no solamente de España, sino del mundo, sin ARCO no estaríamos aquí”, explica al tiempo que celebra que, según avanzan las ediciones, “el crecimiento de público asistente “es constante”.

La feria de arte “más paritaria”

‘HYBRID Art Fair’ es la “feria la más paritaria de la historia de España”, según Fernández, quien alude a datos de la asociación de Mujeres en las Artes Audiovisuales, que sostiene que esta feria contó en 2023 con un 62,5 % de presencia femenina, seguida de otras como JustMad con un 41,7% o ARCOmadrid con un 37,3 por ciento.

La española tiene claro que si no estuvieran ellas, “surgiría algún otro” proyecto para ofrecer este espacio. Una feria que la artista peruana Verónica Cerna define como algo “íntimo”: “Es algo así como recibir a alguien dentro de tu casa, los espacios son más reducidos, entonces puedes conversar de una manera mucho más cercana que en una feria y generar vínculos desde otro lugar”.

Cerna expone en la habitación 117 su obra ‘Entre mi vientre y tu tierra’, una instalación que “empieza como una investigación al respecto de las dinámicas de poder sobre el cuerpo de la mujer, específicamente desde lo reproductivo”, inspirado en “esta presión social inmensa al respecto de tomar una decisión sobre la maternidad”.

“Los hombres lo escuchan con mucha curiosidad, pero siento que la respuesta de las mujeres es muy empática, de mujeres de todas las edades, mujeres que ya son madres o de otras generaciones que dicen, uf, yo pensé que esto había cambiado”, defiende.

Salir de la galería

Para la argentina Greta Hammond, esta feria permite que las obras “salgan de la galería” donde también “hay una cuestión muy jerárquica”: “aquí es bastante ameno, el trato con la gente, se interesan por cómo está hecha la obra, no solo en comprar, es una manera de abrir el taller”.

Además, cuenta que para elegir la colección que finalmente alojarían en la habitación 210, tuvieron que “pensar la obra en base al contexto” de ese cuarto: “Vinimos con el metro y con imanes, nos reímos porque muchos piensan que las lámparas propias de la habitación son un objeto que se vende”. EFE

Macarena Soto

 

 

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.