Con una donación de 25 millones, el MIT trabajará en la creación de políticas basadas en evidencia para el cambio climático y la pobreza

 

NOTIPRESS.- La organización Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab (J-PAL), del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), y la organización filantrópica King Philanthropies anunciaron un programa conjunto para combatir el cambio climático en su intersección con la pobreza, a través de soluciones políticas escalables y con base en evidencia; para esto, King Philanthropies ha donado 25 millones de dólares.

De acuerdo a un comunicado de King Philanthropies, la red de profesores de J-CAL aportará a la iniciativa su enfoque en el diseño y evaluación de innovaciones para reducir la carga y aumentar las oportunidades de la gente que vive en la pobreza, así como su experiencia de colaboración con gobiernos y otros actores en la materia.

Haciendo uso de estas habilidades, la iniciativa King de acción climática (K-CAI, por sus siglas en inglés) trabajará con la gente involucrada en la toma de decisiones alrededor del mundo para llevar a cabo evaluaciones aleatorias y escalar políticas y programas efectivos en relación a los retos más urgentes del cambio climático en las poblaciones más vulnerables.

Las cuatro políticas que propone la K-CAI son:

  • Mitigación: Reducir las emisiones de carbono, para desacelerar el cambio climático y sus efectos dañinos.
  • Reducir la contaminación: Disminuir los contaminantes dañinos del carbono con el fin de mejorar la salud pública sin reducir el acceso crítico a la energía.
  • Adaptación: Desarrollar la capacidad de las comunidades para adaptarse a los cambios socialeseconómicos y ambientales del cambio climático, con especial énfasis en entornos amenazados por el aumento del nivel del mar, así como por los cambios en las precipitaciones y en los vectores de algunas enfermedades.
  • Energías: Incrementar el acceso a energía asequible y confiable para las familias y comunidades de bajos ingresos, así como apostar por la transición a fuentes energéticas más limpias.

Según anunciaron, el plan de acción de la K-CAI consta de dos partes: La primera consiste en identificar, en conjunto con investigadores líderes asociados, innovaciones en relación al nexo clima-pobreza y posteriormente evaluar su efectividad a través de evaluaciones aleatorias. K-CAI priorizará la investigación a través de datos de detección remota con el fin de obtener resultados más rápidamente.

En la segunda, la iniciativa trabajará en escalar las innovaciones efectivas mediante asistencia técnica para gobiernos, sector privado y organizaciones no gubernamentales, con un cuadro de becarios que colaboren con ellos para implementar soluciones climáticas y de pobreza con base en evidencia.

Recientemente, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer, muchos de los objetivos del desarrollo sostenible, establecidos en 2015, son inalcanzables ahora debido a la pandemia de Covid-19, por lo que será necesario replantearlos. También se espera un retroceso para algunos de los avances obtenidos hasta ahora. En particular, más de setenta millones de personas serán orilladas de regreso a condiciones de extrema pobreza en 2020, el primer aumento en la pobreza global desde 1998, afirmó la ONU.

Debido a este pronóstico, iniciativas como la K-CAI, que trabajen en la intersección de cambio climático y pobreza, son de especial importancia, a fin de no descuidar estos temas ni a estas poblaciones pese a la emergencia sanitaria de la Covid-19, aún activa en muchas partes del mundo.