Expertos señalan la necesidad de hacer más segura la conducción con sistemas autónomos, ante accidentes automotrices recientes

 

NOTIPRESS.- Los vehículos de conducción autónoma son una tendencia con un mercado en crecimiento, con la expectativa de alcanzar un valor de 37 mil millones de dólares para 2023, según la empresa de datos de mercado Statista. Sin embargo, existe la preocupación de si se están tomando las medidas necesarias para su operación segura, sobre todo ante los casos de accidentes que involucran estos vehículos. Ante la situación, la Alianza para la Innovación Automotriz de Estados Unidos compartió una lista de principios de seguridad para la conducción futura y el diseño de automóviles parcialmente autónomos.

En la actualidad, enfatiza la Alianza, no existe ningún automóvil completamente autónomo disponible comercialmente en Estados Unidos, por lo que considera el conductor continúa siendo el factor más relevante en un vehículo. Sus principios se enfocan en los vehículos de conducción autónoma de nivel dos, donde operan simultáneamente el sistema de centrado de carril y el control de crucero adaptativo. Estas funciones pueden ayudar a salvar vidas, al asistir la conducción y reducir la posibilidad de errores humanos, sin embargo, no están diseñados para funcionar independientemente de un conductor humano, señalan.

Según la Alianza para la Innovación Automotriz, sus principios para la conducción autónoma de nivel dos se centran en los sistemas de control de conductor. Esto para determinar cuando un conductor no está prestando suficiente atención al entorno de conducción. Estos principios para la conducción autónoma señalan, cualquier vehículo con un sistema de este tipo debe contar con monitoreo del conductor, como cámaras para verificar la atención del conductor hacia el camino.

Recomiendan, además, que dicho monitoreo no pueda desconectarse o desactivarse mientras los sistemas de conducción autónoma parcial estén funcionando. Adicionalmente, los automóviles deberán emitir advertencias y tomar medidas correctivas o aumentar la distancia entre los vehículos si los conductores no prestan atención.

Para estos principios para la conducción autónoma de nivel dos, la Alianza para la Innovación Automotriz incorporó recomendaciones del Instituto de Seguros para la Seguridad en Carreteras. También de la organización sin fines de lucro Consumer Reports, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte y EuroNCAP. La Alianza para la Innovación Automotriz, además, reúne a fabricantes de automóviles que representan casi el 99% de los vehículos nuevos vendidos en Estados Unidos.

Dichos principios para la conducción autónoma, publicados el 26 de abril, se dieron a conocer después de un aumento en el escrutinio de agencias federales estadounidenses a la compañía automotriz Tesla, Inc. Esto a raíz de un fatal accidente automotriz en Texas acontecido a finales de abril 2021, en el cual tomó parte un automóvil Tesla Model S, que utiliza el sistema llamado Autopilot.

Pese a su nombre, dicho sistema requiere de la supervisión activa de un conductor, aunque Consumer Reports ha demostrado que es posible engañar al sistema para funcionar sin un conductor. Mientras la investigación de las autoridades sostiene la ausencia de un conductor durante el accidente, Tesla asegura, hay indicios de la presencia de un conductor tras el volante al momento del choque.

Aunque la tecnología para conducción autónoma avanza a gran velocidad, el nivel de autonomía actual aún requiere de la atención activa de un conductor. Principios como los de la Alianza para la Innovación Automotriz podrían sentar las bases para la regulación de la conducción autónoma en un futuro cercano. Legislar una regulación de este tipo es de carácter urgente, dados los casos de accidentes que recientemente involucran automóviles con sistemas de conducción autónomos.