Descubrieron que la visualización táctil y oral en estructuras complejas son tan precisas como la vista

 

NOTIPRESS.- Un estudio, realizado por Bryan Shaw, profesor de química y bioquímica en la Universidad de Baylor, tiene como objetivo hacer a la ciencia más accesible para las personas con discapacidad visual. Esto es posible a través de modelos pequeños, con apariencia similar a dulces, ya que descubrieron que la visualización táctil oral de estructuras complejas en 3D es tan precisa como la vista.

Para el estudio se utilizan modelos de gelatina a escala milimétrica, similares a los ositos de goma, para mejorar la visualización de moléculas de proteínas mediante estereognosia oral o visualización de formas 3D a través de la lengua y los labios. Todo esto con el objetivo de crear modelos táctiles más pequeños y prácticos de imágenes 3D que representan moléculas de proteínas. Las moléculas de proteína fueron seleccionadas debido a que sus estructuras son de las imágenes en 3D más numerosas, complejas y de alta resolución, presentadas en la educación STM.

La educación STM está principalmente basada en imágenes tridimensionales que permiten enseñar los alumnos ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Los estudiantes con ceguera no pueden acceder a ella; por ello, Shaw y su equipo de investigación se encuentran desarrollando el modelo en 3D con la estereognosia oral y la visualización táctil.

Tu lengua es tu mejor sensor táctil, aproximadamente el doble de sensible que la punta de los dedos, pero también es un hidrostato, similar al brazo de un pulpo. Puede moverse en ranuras que tus dedos no tocarán, pero nadie realmente usa la lengua o los labios en el aprendizaje táctil. Pensamos en hacer modelos 3D muy pequeños y de alta resolución, y visualizarlos con la boca“, señala Bryan Shaw.

Respecto a la realización de las pruebas, se incluyeron a 396 participantes en total, 365 de ellos estudiantes universitarios y los demás alumnos de cuarto y quinto grado. Durante la prueba del modelo se les vendaron los ojos y tuvieron tres minutos para examinar la estructura de la proteína con la punta de los dedos, un minuto para la proteína de prueba oral. Al final se les preguntó si la proteína de prueba oral era la misma o un modelo diferente que la proteína del estudio inicial. Cabe destacar todo el proceso se repitió usando la boca para discernir la forma en lugar de los dedos.

Los resultados de la prueba señalaron que los estudiantes reconocieron estructuras oralmente con una precisión del 85.59%, similar al reconocimiento visual usando animación por computadora. Asimismo, las pruebas incluyeron modelos idénticos de gelatina comestible y modelos impresos en 3D no comestibles; los modelos de gelatina se identificaron correctamente a tasas comparables a los modelos no comestibles.

El profesor de bioquímica también señaló que los métodos del estudio no se limitan a modelos moleculares de estructuras de proteínas; la visualización oral y táctil se puede realizar con cualquier modelo 3D. A su vez destaca, este método podría ser útil como herramienta de aprendizaje multisensorial disponible para estudiantes, particularmente aquellos que padecen ceguera o alguna discapacidad visual.