Enrique Vidales 26 septiembre, 2018

Legisladores de Morena, próximos subsecretarios de Educación Pública y representantes de 80 sindicatos, coincidieron en diseñar un nuevo plan nacional educativo integral para convertir la enseñanza en una política de Estado y no de gobierno, a fin de superar la perspectiva sexenal, y establecer un proyecto de largo alcance.

Señalaron que este planteamiento se integrará con propuestas académicas y laborales, donde todos los sectores establezcan compromisos concretos.

Durante el foro “Problemáticas y Propuestas de los Sistemas Educativos”, el diputado de Morena, Francisco Javier Ramírez Navarrete, resaltó la importancia de escuchar la problemática de los sindicatos de la educación media superior y superior a nivel nacional, así como sus propuestas para evaluarlas frente al diseño de otra reforma educativa, ya que la actual “se va a cancelar definitivamente y no va a quedar ninguna coma”.

Se analizarán las proposiciones para integrarlas en el nuevo modelo educativo y en el Presupuesto 2019, en la medida de lo posible, a fin de que esas instituciones resuelvan los problemas financieros que han tenido en los últimos años. “Estamos muy atentos a esta situación y tomaremos medidas suficientes para atenderlas”, aseguró.

De la misma bancada, el legislador Agustín García Rubio aseveró que la educación es una prioridad nacional “sin distingo de tintes políticos ni colores”. Por ello, debe diseñarse un proyecto nacional integral para solucionar su problemática y elevar el nivel de enseñanza.

Propuso crear en México nuestra propia ciencia y tecnología desde las aulas educativas. “Debemos dar ese paso, pese a que el presupuesto destinado a la investigación y creación de tecnología es mínimo. Es prioritario hacerlo de la mano con el sector educativo”.

Afirmó que los problemas de fondo de la educación, son presupuestales, insolvencia económica y condiciones laborales. “Tenemos que ser muy respetuosos de los sindicatos e integrar también a las autoridades, para que todos los sectores participen. No debemos vernos como enemigos, sino aportar todos para lograr una solución a la problemática educativa, en el marco de la Cuarta Transformación del país”.

La diputada Hilda Patricia Ortega Nájera (Morena) se pronunció por mejorar la educación con la aportación de los diversos sectores para revertir el rezago y lograr la formación de mejores seres humanos que se inserten en el mercado productivo y laboral, a través de más calidad en su preparación académica.

Aclaró que los docentes no son renuentes a la capacitación ni a la evaluación, porque “estamos conscientes de que se requiere la actualización de los profesores para formar a los estudiantes y enfrenten en mejores condiciones los retos del futuro”.

Destacó que el dinero destinado a promover la reforma educativa se desperdició y hoy hace falta en las instituciones de educación media superior y superior, para atender las necesidades en infraestructura, cursos de actualización para los maestros y becas para los jóvenes; hoy toca a los legisladores trabajar en lograr esos objetivos, subrayó.

Juan Pablo Arroyo Ortiz, próximo subsecretario de Educación Media Superior de Educación Pública, propuso un nuevo plan nacional integral de educación para el futuro de México, diseñado por las propuestas de docentes y trabajadores, una vez que se cancele la actual reforma educativa.

El compromiso es sacar adelante al país y enfrentar la serie de problemas que exige abrir cauces para resolverlos en beneficio de los alumnos y sus familias. Planteó instalar mesas de trabajo para abrir una ruta de acuerdos y soluciones entre los representantes sindicales y los futuros funcionarios de la SEP a nivel nacional, a través de compromisos claros sin mediar un partido u organización.

Dijo que el contenido académico es uno de los temas más delicados que deberá analizarse en la próxima propuesta educativa, así como definir la forma en que se va a elevar la calidad de la enseñanza, que implica profesionalización docentes, capacitación y actualización permanentes, sin negar la evaluación para identificar áreas de oportunidad para desarrollar programas permanentes para los maestros.

Propuso priorizar la atención a los jóvenes, para que los docentes, trabajadores y autoridades se comprometan a “cerrar la llave de los ninis” y abrir las oportunidades para que estudien en los niveles medio superior y licenciatura, mediante un programa de desarrollo económico para que haya empleos, se integren las regiones, se aliente el autoempleo en la ciudad y el campo, que se han descuidado, en la pesca y puertos.

Luciano Concheiro Borges, futuro subsecretario de Educación Superior de la SEP, aseveró que para el nuevo gobierno federal, “la educación debe convertirse en una política de Estado y no de gobierno” que supere la visión sexenal, para establecer un plan con una perspectiva de largo alcance, cuyos resultados rebasarán seis años, pero sentarán las bases para lograr que la enseñanza sea puntal de la transformación planteada para el país.

Asimismo, revalorar al estudiante como un ser humano, y descartar el concepto de recurso humano que denota una concepción mercantilista y de cosificación. “Debe rehumanizarse la enseñanza a través de retomar los valores morales”.

Garantizar el acceso a la educación superior gratuita no sólo es atacar la desigualdades, sino frenar la violencia en general y rescatar los valores éticos. Elevar la educación como un derecho que se respete plenamente en el artículo tercero constitucional para alentar una incorporación social y observe la inequidad que prevalece en la aceptación de aspirantes a la educación superior, donde hay más mujeres que varones en esta condición.

Resaltó la importancia de trabajar conjuntamente entre los sectores para generar compromisos reales, y establecer con los sindicatos una relación que no sea clientelar ni corporativa, para inaugurar una nueva forma de gobierno que aliente la participación ciudadana, para no originar dependencias. “Queremos romper con el control, clientelismo y corporativismo que tanto daño ha hecho”. Propuso mesas de trabajo temáticas con estas organizaciones.

Al participar, los representantes de 80 sindicatos de educación media superior y universidades tecnológicas e interculturales solicitaron homologar los salarios de profesores y empleados administrativos a nivel nacional, abrir plazas para docentes, establecer la promoción de escalafón y otorgarles seguridad social, porque muchos son despedidos sin una pensión, pese a haber enseñado por más de 30 años.

Pidieron reformas a los artículos 3 y 123 de la Constitución Política, a fin de establecer parámetros claros que protejan y preserven las conquistas laborales de los profesores y trabajadores de la educación media superior y superior, para garantizar un trato igualitario en los estados y la Federación.

Resaltaron que se registran casos en el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), en la Ciudad de México que a las maestras que se embarazan ya no se les renueva su contrato, por el sólo hecho de ser madres. Afirmaron que la reforma educativa sólo lesionó los derechos labores de los maestros al registrarse despidos injustificados, dejando en la orfandad a miles de familias, además de que provocó estrés laboral.

Boletín de prensa

Facebook Comments

Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: