La Ciudad de México es una de las urbes más grandes y pobladas del mundo, pero también una de las más contaminadas. El tráfico vehicular, la industria, el uso de combustibles fósiles y la falta de áreas verdes son algunos de los factores que contribuyen a la mala calidad del aire que respiramos.

 

La contaminación atmosférica tiene efectos negativos sobre la salud de las personas y el medio ambiente. Algunos de los contaminantes más peligrosos son las partículas suspendidas (PM10 y PM2.5) y el ozono (O3), que pueden provocar irritación en los ojos, nariz y garganta, dificultad para respirar, asma, bronquitis, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

 

Para proteger la salud de la población y reducir las emisiones de gases contaminantes, las autoridades de la CDMX y la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) cuentan con un sistema de alertas llamado contingencia ambiental.

 

Según la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX, una contingencia ambiental es una situación eventual y transitoria que se declara cuando se presenta o se prevé con base en análisis objetivos o en el monitoreo de la contaminación ambiental, una concentración de contaminantes o un riesgo ecológico a causa de las actividades humanas o fenómenos naturales que afectan la salud de las personas o al ambiente.

 

La contingencia ambiental se comunica a través de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), un organismo integrado por los gobiernos de la CDMX, el Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala. La CAMe se encarga de establecer los niveles de alerta y las medidas que se deben implementar para mitigar el impacto ambiental.

 

Los niveles de alerta se determinan con base en el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (IMECA), que mide la concentración de cinco contaminantes: ozono (O3), dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), monóxido de carbono (CO) y partículas suspendidas (PM10 y PM2.5). El IMECA se expresa en una escala que va desde 0 hasta 500 puntos y se divide en cinco categorías: buena (0-50), regular (51-100), mala (101-150), muy mala (151-200) y extremadamente mala (201-500).

 

Las fases de contingencia ambiental son cuatro: preventiva, fase 1, fase 2 y extraordinaria. Cada una tiene medidas específicas para reducir las emisiones de fuentes fijas y móviles, así como para proteger a la población más vulnerable.

 

La fase preventiva se activa cuando el índice de calidad del aire (ICA) alcanza los 140 puntos en el caso de ozono (O3) o los 135 puntos en el caso de partículas menores a 2.5 micras (PM2.5). En esta fase se recomienda evitar actividades al aire libre, especialmente para niños, adultos mayores y personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares. También se restringe la circulación de vehículos con holograma 2 y algunos con holograma 1.

 

La fase 1 se activa cuando el ICA llega a los 150 puntos en el caso de O3 o los 140 puntos en el caso de PM2.5. En esta fase se suspenden las clases en todos los niveles educativos, se limitan las actividades industriales y comerciales que generen emisiones, se amplía la restricción vehicular a todos los hologramas y se refuerzan las medidas de vigilancia y sanción.

 

La fase 2 se activa cuando el ICA supera los 200 puntos en el caso de O3 o los 150 puntos en el caso de PM2.5. En esta fase se declaran días inhábiles para el sector público y se exhorta al sector privado a hacer lo mismo, se suspenden todas las actividades al aire libre, se prohíbe la circulación de todos los vehículos particulares y se intensifican las acciones de control y mitigación.

 

La fase extraordinaria se activa cuando el ICA rebasa los 250 puntos en el caso de O3 o los 200 puntos en el caso de PM2.5. En esta fase se declara emergencia ambiental y se aplican medidas extraordinarias para salvaguardar la salud y la seguridad de la población.

 

Es importante que todos los ciudadanos estén informados sobre las fases de contingencia ambiental y las medidas que deben seguir para contribuir a mejorar la calidad del aire y proteger su salud.

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorRenán Barrera genera más oportunidades para las y los jóvenes del Municipio
Artículo siguiente¿Qué es la diabetes?