Enrique Vidales 11 diciembre, 2015

La Fundación Teletón México tuvo su origen en el primer Evento Teletón en el año de 1997. Encabezados por Francisco Landeros, un estudiante muy entusiasta y activista en el grupo Gente Nueva que organizaba antes de aquel año encuentros universitarios para la promoción de valores, encontró por la amistad con Emilio Azcarraga Jean un aliado para cristalizar la organización de un teletón televisivo de gran envergadura. Originalmente la idea había sido propuesta a Salinas Pliego, el fundador y dueño de TvAzteca pero éste no se interesó en el tema. Las consecuencias todos lo sabemos. Hoy difícilmente podamos desvincular el Teletón y los Crits de Televisa. Sin embargo, cuando uno conoce la historia a profundidad claramente se da uno cuenta que son diferentes cosas.

Hoy es una realidad que gracias a la donación de12.3 millones de mexicanos se ha podido construir el sistema de rehabilitación e inclusión infantil más grande y mejor calificado de México. Sus servicios abarcan 22 centros de rehabilitación – conocidos como Crits – que han atendido a 91,073 niños con discapacidad. También cuentas con el Hospital Infantil de Oncología donde niños con cáncer han recibido tratamientos integrales y de calidad. Otro logro es el Centro de Autismo que ya atendió a 255 menores con tan terrible enfermedad. Hay que destacar que para el caso de la atención de la discapacidad hay que invertir 36 mil 270 pesos anuales. Para el autismo, por las características del tratamiento, el costo anual aumenta a 219 mil 620 pesos. Por último, el cáncer resulta el más caro de todos los tratamientos. Por la complejidad de la enfermedad y los costos de medicamentos y análisis se eleva a tener que gastar anualmente la cantidad de 1 millón 875 mil pesos por niño.

Cifras de estimaciones de costo anual que no son inventadas ni improvisadas. Son parte fundamental para entender la importancia de trabajo que día a día se realiza para el bien de la niñez con discapacidad.

El año pasado fue una experiencia muy tensa los días previos del Teletón. El cuestionamiento y crítica social fue mordaz contra la donación. El punto central se delimitaba por la vinculación de Televisa. Lo que es cierto, por ser un hecho público, es que Azcarraga Jean es parte del Patronato de la Fundación. Al final es una empresa privada que no está obligada a atender problemáticas sociales por ser de naturaleza lucrativa, es decir, buscar su propia ganancia o utilidad por los servicios y productos que pone en el mercado nacional. Sin embargo, por compromiso y responsabilidad social asume una causa en la cual apoya con recursos propios, infraestructura televisiva y participación de varias personalidades de la emisora.

No obstante, en otra realidad de los hechos, a lo largo de los 18 años de Teletón se ha podido integrar 701 otras emisoras o canales de radio o televisión que son parte fundamental para el llamado de unidad nacional para los efectos de donación días previos días de la emisión final y definitiva del Teletón.

Lo que tenemos que reconocer es que, después de 18 años muchas cosas han cambiado en cuanto a una mejor cultura a favor de discapacitado. Aunque aún hay confinamientos absurdos en familias donde no aceptan la cruda verdad de la discapacidad. Entonces quedan confinados a la suerte, sin mayores expectativas de desarrollo, mucho menos de interacción social.

El Teletón, y posteriormente los Crits, nos dan la oportunidad de reflexionar sobre el tema. Todavía nos falta mucho a la sociedad para realmente respetar a la persona con discapacidad. Basta ver los cajones de estacionamiento que son usados por personas sin ninguna discapacidad.  ¿Cuántos no están ocupados por automóviles donde los pasajeros no cuentan con ninguna capacidad disminuida que justifique el uso de ese cajón supuestamente exclusivo de las personas con discapacidad.

Invito a quienes tiene el derecho de donar para el teletón que lo sigan haciendo sin importar el qué dirán después. Ni tampoco nos preocupe ser el primero y último. Los que no comulgue esta propuesta de donación, háganse un lado: la donación nunca puede ser a la fuerza. De nada sirve querer molestar a quien si quiere donar. México debe ser un país de libertades y de protección al ciudadano en el ejercicio de sus derechos humano.

El que quiera donar,  que done…

El que no, mantenga la boca cerrada. Deje que los demás usen plenamente el derecho a decidir con absoluta libertad.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: