Los XV de Ruby y la comunicación política

Como pocas veces una celebración de XV años en México ha tomado tanta celebridad como los de la adolescente de la Joya de San Luis Potosí de nombre Ruby. Como todos sabemos la situación se derivó de un video que publicado en las redes sociales el padre “invita a todos” para asistir a la fiesta el próximo 26 de diciembre. Un hecho que parece inocente muchos se sintieron aludidos y la consideraron real y confirmaron la asistencia a la fiesta. Los padres al percatarse de la situación respondieron con una “desinvitación”. Esto ocasionó una nueva respuesta que provoca que los cibernautas que memeticen y viralicen el hecho con el humor característico de las propias redes sociales.

Esto nos debe llevar a reflexionar sobre la importancia de las redes sociales que constituyen hoy en día una forma de comunicación abierta entre todos nosotros. Lo que uno dice y como lo dice marca tendencia de lo que se comunica. Bien se aplica el principio, algunas veces olvidado, que el responsable de la comunicación efectiva recae en el emisor, quien debe siempre ponderar la forma en cómo se puede interpretar el contenido de un mensaje.

No es el primer caso de un “error” o “malentendido” en la invitación. En 2012 en Holanda una fiesta que, por error la invitación se distribuyó por Facebook, terminó en disturbios cuando unos cuatro mil jóvenes se apostaron en la casa de la festejada de nombre Harem. En Alemania, un año antes de este incidente, 1,400 personas de 10,000 apuntados como asistentes, acudieron a una fiesta de cumpleaños de otra adolescente.

Por lo cual, podemos fácilmente concluir en la penetración y relevancia que puede poseer un mensaje que comunicamos en las redes sociales. Es ahí la importancia de tomar conciencia de lo que publicamos en ellas.

Para quienes tenemos una actuación pública y ejercemos el derecho a la libre expresión como periodistas debemos ser conscientes de la penetración y efectos en los nuevos modelos de comunicación social.

Los políticos igualmente deben tomar conciencia de lo que es relevante en la necesidad de contar con una comunicación política más efectiva en estos medios electrónicos. La fluidez entre la clase política – incluyendo en ésta a los partidos políticos, actores civiles, gobierno y funcionarios públicos – con la sociedad requiere de una estrategia de comunicación más abierta, inmediata y debatible. Las redes sociales han permitido democratizar el acceso a la opinión pública y al escrutinio del político en todos sus ámbitos, no solo en los actos de gobierno o decisiones política, sino en todas las esferas que envuelve la vida social y hasta familiar del político.

Las redes sociales, como medio de comunicación, deberían ayudar a una interacción más real. Sin embargo, es fácil ver muchas entradas de funcionarios y políticos en las redes sociales que son un auténtico insulto a la inteligencia ciudadana.

Se pierde con ello una oportunidad de realmente fomentar la concientización social y el debate público de los temas estructurales por la banalización de las publicaciones que hace la clase política. Las redes deberían ser un vehículo e instrumento para un mejor posicionamiento político.

Veamos el caso de los legisladores federales. Mientras el país está en la zozobra por la situación económica por los peligros en la estabilidad monetaria por los resultados en la elección presidencial, el alza raquítica de un salario mínimo que queda atrás del costo de la canasta básica y, por último, el asignado bono navideño de 700 mil pesos para uno de los 620 legisladores; se toman la libertad los parlamentarios a realizar un “reto del maniquí” por seguir una tendencia de las redes y, al final, hacerse los “chistositos”

¿Verdaderamente creen que con ello nos van a hacer olvidar el atraco a la razón y la economía que ocasionan a México?

¿Con el “reto maniquí” se va a recuperar la confianza a la institución legislativa cuando vemos que se aleja de resolver las necesidades apremiantes de la sociedad mientras ellos se sirven con la “cuchara grande”?

¿De qué sirve tanto informe legislativo para justificar “cercanía de la gente” si en las decisiones y acciones nos insultan a la inteligencia y a la razón?

Pregunta que como costumbre… se quedarán sin una respuesta efectiva.

Pero no hay problema. Los legisladores han compartido su “reto maniquí”, por lo cual podemos los mexicanos estar tranquilos por contar con parlamentarios a la altura de las tendencias sociales y tecnológicas actuales.

… eso no tiene precio.

A %d blogueros les gusta esto: