Para Ariel Avilés los diputados han mostrado buena voluntad,
no así los partidos políticos que han sufrido la amonestación y las multas,
tampoco los Ayuntamientos, sobre los cuales ya existen denuncias penales.

¿Por qué le selectividad de la ley? ¿Cuál es el motivo por
el cual Ariel Avilés no quiere tocar al Poder Legislativo Estatal? ¿Acaso teme
ser castigado con el presupuesto, en la medida, que es en el órgano legislativo
quien define el presupuesto de la institución?

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorEl buen entendedor… pocas palabras.
Artículo siguiente¿Acusar por acusar?… es correcto