congreso2-620x270En lo que ha sido una jornada legislativa inédita al votarse una ley reglamentaria el mismo día de la entrega del informe presidencial, con una votación de 390 favor y  69 en contra con 4 asbtenciones, la Cámara de Diputados aprobó la Ley del Servicio Profesional Docente, con el cual esta nueva figura constitucional fundamentada en el artículo 3º sustituye el sistema escalafonario de Carrera Magisterial.

Es un hecho muy claro que con la decisión el Estado toma la rectoría en las decisiones con respecto a lo que el servicio  docente, en el sistema educativo nacional, compartía con el Sindicato Nacional de Trabajadores de Educación (SNTE). Lo que ocasionaba al no existir criterios objetivos que permitieran realmente comprometer el docente a su propio crecimiento profesional, que al fin y al cabo, redunde en la calidad de la educación.

Igualmente significa la terminación de una serie de privilegios sindicales que poco a poco se ha convertido en un impedimento para sacar adelante la educación pública. El punto central de quienes han mostrado una crítica negativa al nuevo ordenamiento magisterial es el tema referente a la evaluación. La ley nueva determina que los maestros que no cumplan con una calificación aprobatoria en la evaluación se les enviará a curso de capacitación, y hasta dos exámenes más, con dos cursos tomados, en maestro que no pueda cumplir con la satisfacción en el examen será separado del servicio activo docente.

Una realidad es que con la Carrera Magisterial no era obligatorio entrar a dicho programa escalafonario, por lo cual, hay maestros que por no dedicarse tiempo para capacitarse ni prepararse a evaluarse, en otras palabras más populares, por la simple y mexicana “huev..a” se les hacía fácil pasarse la vida sin superarse ni crecer profesionalmente. En un mundo con tecnología y avance en el conocimiento y evolución de cultura, el que no se prepara carece de capacidad para responder a las necesidades del mundo actual y cambiante.

Es por ello que retoma importancia el cambio que hoy se propone, y que se espera sea positivo para todos los mexicanos al reforzar el compromiso en quien es un elemento fundamental de la educación como lo es el maestro.

De forma coloquial habría que decir qué debe hacer el maestro que no quiere evaluarse y tenga que explicarle a un estudiante a su cargo la importancia que tiene este proceso para determinar los logros académicos del alumno.

¿En qué manos deben estar nuestros hijos en las escuelas? ¿De los que si se preparan y se comprometen a esforzarse y prepararse para cada ser mejores y responder a las exigencias del mundo que evoluciona culturalmente? ¿O de los que sólo estudiaron y se dicen maestros por tener una plaza y recibir un cheque, sin compromiso, sin preparación y capacitación docente?

Es claro que la nueva ley tendrá cambios sustanciales a la educación, y por ello, a favor de la sociedad.

Falta un paso, que será la votación en el Senado de la República que se espera sea el próximo martes. No hay duda que pasará y quedará aprobada de forma igual en la Cámara Alta. Pero contra los que se oponen, es evidente que son una minoria.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anterior¿Y cuál es el límite?
Artículo siguiente¿Rompe la sección 57 del SNTE con su dirigencia nacional?