renanbarreraGustavo Madero lo convirtió de la noche a la mañana en el presidente de la asociación de alcaldes panistas por ser, según el recién electo presidente del CEN blanquiazul, un joven ejemplo de la democracia. Es muy claro que se buscaba con la imagen del munícipe garantizar una victoria en el proceso de selección del presidente blanquiazul desde la joya política de Yucatán, el Ayuntamiento de Mérida.

Si partimos del hecho de que buenos gobiernos dan buenos votos y hacen ganar elecciones, es muy claro que esta primera evaluación de la capacidad de convocatoria y pulso electoral el alcalde sale reprobado. Fue inútil el nombramiento cupular como representante de los alcaldes panistas. Renán Barrera fracasó en la operación política que lo colocaríae como una figura predominante en el panismo yucateco.

Esto ya es de preocupación en ciertos sectores del panismo que ven con preocupación la continuidad del partido blanquiazul en la capital del Estado. Los escándalos de las luminarias que con la complicidad de la clase empresarial se violó la Constitución Política Mexicana al no hacerse la licitación pública como marca la norma jurídica. Su complicidad en los actos de corrupción del activista Dr. Peniche que hasta hoy sigue cobrando por la renta de un “elefante blanco” al nunca operar la ventanilla única, envuelto en operaciones contrarias a la ética y valores de un buen gobierno. El desvío de fondos públicos para pagarle a la esposa de Renán un viaje a Europa y sus entradas a museos, souvenirs y comida en una supuesta representación que no fue efectiva, que no trajo beneficios directos para la ciudad, donde solo se aprovecho del dinero del pueblo para satisfacción personal.

Tenemos también el caso raro de la operadora SANA, la denuncia del Ing. Blanco por proceso mañosos en la licitación de la repavimentación de la calle 60. La falta de previsión y continuo retraso en la obra pública que trajo por consiguiente el hartazgo de la ciudadanía afectada más allá de lo inicialmente dicho.

El grave caso de acusar penalmente a vecinos que ejercieron el legítimo derecho a la protesta y la exhibición de los supuestos juegos de parque “nuevos”, cuando en la realidad, estaban oxidados, solo repintados y aparentemente así engañando a la gente.

Evidenció con ello la verdadera personalidad del Alcalde Renán Barrera. Hace algún tiempo, cuando era diputado hizo un cuestionamiento en Faceboox, si alguien le podría explicar con lógica y fundamento las razones de un alza al transporte público de Yucatán. En la interacción que nos permite la red social mencionada le sugerí otra preguntar si podría explicarme, igualmente con lógica y fundamento, el por qué de tanta alza mensual a la gasolina. Al poco rato pude percatarme que había sido bloqueado de la red, como si con ello desapareciera su intolerancia, la falta de diálogo, la escasez de argumento y la clara intención de solo denostar y no debatir las ideas para encontrar los puntos de equilibrio que nos permitan mejorar como sociedad,  como lo haría un político de altura.

 En lo político hay cosas que llaman también la atención y que provocan igualmente muchas dudas. Tenemos el caso de la separación de Salvador Vitelli como director de desarrollo social en el municipio, cargo que ocupa desde hace algunos días Julio Sauma. Un hombre identificado más con el grupo político que impulsa a Raúl Paz. La gente de Mauricio Vila ve con preocupación este nombramiento que ya huele a traición interna en el PAN. Algo que sabe hacer muy bien Renán Barrera.

¿Por qué el PAN está tolerando toda esta situación?

Es muy claro que al partido no le queda más remedio que aguantar para conservar lo más posible la marca y logo del PAN en la simpatía del ciudadano.

Sin duda hay mucha complicidad y conveniencia. Cada día el panista se está dando cuando que se apostó mal con Renán Barrera, que en lugar de ensalzar los logros de gobiernos panistas, hoy se derrumba en la mediocridad e ineptitud. Ya ni el diario de sus amores por medio del caricaturista han podido desajenarse de señalar los errores, la corrupción y los desatinos de la presidencia municipal. Un cuadro que preocupa a los blanquiazules. Que nos habla de la descomposición interna del partido.

AL CALCE. El PRI en Mérida ha asumido al parecer un política de “dejar pasar” tanta ineptitud en la administración municipal y en Renán Barrera. Se quieren cuidar de no victimizarlo para que “gane más”. Sin embargo ha faltado talento, arrojo y capacidad en la estrategia política en Mérida desde el comité municipal hasta en los regidores de Mérida es capitalizar los desatinos.

Que quede muy claro, lo que los ciudadanos queremos en verdaderamente vivir en una ciudad moderna, funcional, con buenos servicios públicos, con autoridades que rindan cuentas y sean transparentes en las decisiones que tomen. No nos interesa si en el edificio del partido los príistas – directivos y personal que labora – están ahora rescatando con mucho amor a un perrito callejero. Sin duda una buena labor social que ennoblece el espíritu… pero, de que nos sirve tener un buen espíritu si no se puede traducir en acciones que luchen por lograr vivir en una mejor ciudad.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLas elecciones en riesgo sin reforma política a tiempo
Artículo siguientePAN institucionaliza el acarreo de votantes