Para muchos Andrés Manuel López Obrador es el político que salvaría al país del bache en que se encuentra. Para estos seguidores del ex priista y ex perredista, el hoy presidente de Morena, es el único que podrá dar un cambio al modelo económico, dará marchas a la corrupción e instaurará una nueva forma de hacer gobierno.

Sin embargo, hay señales que preocupan también a muchos que hacen dudar de la honestidad y sinceridad del tabasqueño.

Principalmente porque se rodea en la actualidad de algunos personajes que en la historia han sido contrarios a las ideas de la izquierda o que son catalogados como corruptos.

En el primer caso tenemos a Manuel Barlett, quien en su calidad de secretario de gobernación de Miguel de la Madrid Hurtado fue responsable de la caída del sistema en el proceso electoral de 1998 y, que al reponerse aquél, el candidato ganador resultará Carlos Salinas de Gortari. Antes de esa “azarosa” caída parecía triunfar Cuauhtémoc Cárdenas, el que pudo haber sido el primer presidente de oposición al PRI hegemónico, el primer gobierno de izquierda. Hoy Manuel Barlett es senador por el Partido de Trabajo gracias a su anexión a Manuel López Obrador.

Otro caso que merece de un análisis es la incorporación de Esteban Moctezuma Barragán como asesor de AMLO. El que fuese coordinador de la campaña de Francisco Labastida Ochoa y se vincula con el caso del Pemexgate. Una transferencia de varios millones de pesos a la campaña del candidato priista de Pemex por vía del sindicato. Un caso de escandalosa corrupción y denunciada vehemente por la izquierda en su tiempo. ¿Podría el coordinador de campaña desconocer el origen y la ruta de millones de pesos?

Pero hoy van juntos a López Obrador. El hombre que tiene la facultad del perdón y del olvido siempre y cuando renuncie al PRI se vuelque los recursos a favor del presidente de Morena.

Ahora se muestra en vídeo como una candidata diputada por Morena de nombre Eva Cadena se apropia de medio millón de pesos para asegurar que son para López Obrador. Esto en un vídeo dado a conocer por El Universal. La reacción fue contundente. Diversas fuerzas políticas e institucionales como el Senado y Diputados solicitaron investigación de la FEPADE. La institución ha confirmado la apertura de una investigación que podría llevar la candidata a legisladora a la prisión.

Por su parte, López Obrador se defiende aduciendo a que todo es acción de la mafia del poder que le impedirá llegar a la presidencia en un tercer intento. En días anteriores había retado a que si se descubría la entrega de recursos económicos del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte se retiraría de la política. Es claro que él no fue quien recibió el dinero de manera directa. Por lo cual, aun cuando el vídeo lo incrimina, se sale por la tangente y al parecer dejará morir en la soledad a Eva Cadena.

No es la primera vez que se habla de grandes cantidades de dinero entregadas en lo “oscurito” y en el “sigilo”. Recordemos el caso del “señor de las ligas”, del operador René Bejarano que fue ventaneado a nivel nacional en un programa de Televisa recibiendo de Carlos Ahumada un maletín con suma millonaria de dinero. Como si fuese un deja vú, el señor de las ligas estuvo en la cárcel y salió libre para continuar operando a favor del tabasqueño. No alcanzó el brazo de la justicia a López Obrador. ¿Le pasará lo mismo a Cadena? ¿Cadena aguantará el martirio? ¿Se inmolará para salvar la integridad, dignidad y pureza de López Obrador?

Pero lo peor es la ceguera que caracteriza a los seguidores a López Obrador.

En un debate con un usuario de twitter sobre su simpatía por el partido Morena, el aludido no quiso aceptar los señalamientos de toda la podredumbre y corrupción que rodea al presidente de ese partido y aspirante a la candidatura presidencial para el 2018. La respuesta fue contundente: qué solo tiene ojos para ver a los intelectuales que lo acompañan como Elena Poniatowska.

¡Vaya manera de cerrar los ojitos en lo adecuado para no verse comprometido uno con la corrupción que se consolida alrededor de López Obrador!

¿Es así como quiere llegar a la presidencia de México?

¿Cuál será el destino final a todos los problemas de corrupción que lastiman la credibilidad de las instituciones y fortalecimiento de la democracia?

El verdadero peligro para México no es López Obrador en sí mismo. Los escándalos que evidencian incongruencias e inconsistencia entre el discurso, decisión y hechos no le hacen daño. Por el hartazgo social contra las instituciones y la clase política y el discurso de ser víctima alimentan a sus partidarios. Una forma de fanatismo político que puede dañar a la democracia mexicana.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorBetancourt se une a las fieras
Artículo siguienteEspectacular rugido en Veracruz