En la “liturgia” del PRI siempre se ha reconocido en el gobernante en turno como el “primer priista”. Hoy Enrique Peña ostenta el tratamiento político de ser el “primer priista de México”. ¿Qué sucederá con José Antonio Meade? ¿Se le dará la ostentación de ser lo que no es? Como también valdría la pena considerar si la unción presidencial será tan fuerte como para realmente provocar que los priismos locales queden sumisos ante la voluntad política de “no priista” Son cuestionamientos que nos configuran una nueva forma del quehacer político interno en el PRI. Esto no necesariamente significa modernidad.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorSe cumple con “liturgia priista”, el dedazo presidencial
Artículo siguienteEntregan las primeras 2,700 becas de transporte a jóvenes universitarios