La estrella de Grandes Ligas se siente como un hijo de Jorge Campillo

 

Mérida, Yuc. (leones.mx) 13 de octubre de 2020.- El jugador del momento en las Grandes Ligas, Randy Arozarena, se siente muy agradecido por el apoyo que ha recibido de Jorge Campillo, y resalta el gran amor que le tiene a Yucatán.

El ex big leaguer, Jorge Campillo, Director de Desarrollo de la Academia de Beisbol del Pacífico, es una de las principales personas que ha arropado al cubano desde su llegada a México, hasta lograr impulsarlo a escalar al mejor beisbol del mundo.

“Me ha apoyado en todo momento, me siento como si fuera su hijo”, comentó el estelar jardinero de los Rays de Tampa Bay, convertido en el mejor bateador de la postemporada con sus 4 cuadrangulares y .429 en promedio de bateo.

Arozarena emigró en 2016 de su natal Cuba para comenzar a forjar su carrera en el beisbol profesional, logrando encontrar en Mérida a grandes mentores como Raúl Ortega, Héctor Castañeda y Juan José Pacho, además de Carlos Pérez y Edwin Solís con quienes ha pulido su bateo y acondicionamiento físico.

“El año pasado luego de debutar con los Cardenales de San Luis me vino a apoyar al Kukulcán para pasarle la bola y batearle rodados a unos muchachos. Es un gran ser humano, siempre busca ayudar a los demás y esa humildad seguramente le dará más éxitos en su vida”, comentó el scout selvático, Raúl Ortega.

Su travesía en territorio yucateco lo llevó a jugar con Oxkutzcab en la Liga Naxón Zapata así como en la Liga Meridana de Beisbol, permitiéndole adquirir grandes experiencias y ganarse el cariño de mucha gente. 

Visitaba constantemente el Parque Kukulcán Alamo, y ha expresado muchas veces su deseo de jugar algún día con los Leones de Yucatán, quienes siempre le han abierto las puertas y ahora le desean el mayor de los éxitos en la Gran Carpa.

Tampoco ha perdido la oportunidad de entrenar junto a los novatos melenudos, incluso, a principios de este año realizó varias sesiones de bateo con los lanzadores yucatecos Eduardo Vera, Luis Montero, Domine Quijano, Rusell Uicab y Saúl Vazquez.

Es tanto el cariño que el nacido en La Habana le tiene a Yucatán, que ha llevado a su familia a vivir a Mérida donde hace unos meses inauguró un complejo de jaulas de bateo para impulsar la práctica del rey de los deportes. 

 

 

Boletín de prensa