Esto a raíz del asalto que vivió el Colonial Pipelines en mayo de 2021

 

NOTIPRESS.- Gobierno de Estados Unidos refuerza medidas de ciberseguridad en operadores de oleoductos del país, tras los ataques de ransomware que vivió el Colonial Pipelines en mayo de 2021. Por medio de un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional, las autoridades señalaron la implementación de planes de contingencia y una revisión minuciosa al diseño de la arquitectura de seguridad cibernética. De igual manera, para prevenir cualquier tipo de intrusión, la administración de Joe Biden instó a gestores de las tuberías de petróleo a desarrollar protecciones necesarias.

“La vida y los medios de subsistencia del pueblo estadounidense dependen de nuestra capacidad colectiva para proteger la infraestructura crítica de nuestra nación de las amenazas en evolución”, puntualizó el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. Además comentó, las asociaciones público-privadas son fundamentales para la seguridad de las comunidades del país.

Cabe destacar, cuando se realizó el ataque al Colonial Pipelines, el gobierno estadounidense pagó a ciberdelincuentes un rescate de 5 millones de dólares. En dicho asalto, se vio comprometida la operación de 8 mil 800 kilómetros de oleoducto y trajo como consecuencia escasez de combustible, donde más de mil gasolineras de Estados Unidos quedaron desabastecidas. De la misma forma, precios se dispararon y autoridades tardaron aproximadamente semana y media en estabilizar operaciones regulares del responsable de administrar el 45% del combustible a la nación.

El modus operandi de los atacantes de ransomware consiste en bloquear el acceso a los datos y sistemas informáticos a organizaciones. Después continúan a paralizar las redes sociales del atacado en cuestión y comenzar con la ciberextorsión al pedir un rescate para desencriptarlo. Asimismo, los ciberataques a oleoductos en la mayoría de las veces, producen escasez de combustible a medida que se prolonga el cierre del gasoducto.

Por su parte, el asalto al Colonia Pipelines representó una pérdida de millonaria y gracias a dicho evento, el gobierno estadounidense ha planteado múltiples estrategias de combate ante la problemática de ransomware. Uno de los métodos más llamativos fue la creación del portal StopRansomware, donde se tiene el objetivo de mitigar el daño ocasionado por este tipo de software malicioso en empresa e instituciones. No obstante, el presidente Biden ofreció una recompensa de hasta 10 millones de dólares por cualquier tipo de información de esta actividad en contra de la infraestructura de ciberseguridad de Estados Unidos.

Respecto a las nuevas medidas de seguridad cibernética recientemente anunciadas, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos también destacó que los operadores de oleoductos críticos deberán informar sobre incidentes de ciberseguridad potenciales y confirmados. Así como designar a un coordinador disponible las 24 horas del día, los siete días de la semana, e incluir una revisión constante de las prácticas actuales. Esto tiene como objetivo principal identificar cualquier brecha y buscar las medidas correctivas adecuadas, relacionadas con el aborde de los riesgos.