Cuarto recomendaciones para tener en cuenta

El año de 2021 fue un año sumamente difícil para encontrar una buena opción de trabajo. La pandemia contrajo mucho la economía por el confinamiento que ocasionó el cierre de negocios y, con ello, la demanda de más fuentes de trabajo fue mucho más grande que la oferta. Sin embargo, en estos primeros días de inicio de 2022 la situación económica comienza a cambiar, en gran medida por el conocimiento y aplicación de buenas prácticas de cuidado sanitario y la cobertura de las campañas de vacunación.

Poco a poco, el gobierno ha ido disminuyendo gradualmente las restricciones sanitarias en la movilidad, lo que incrementa significativamente las opciones para que las empresas puedan reabrir y oferta no solamente los productos y servicios, sino también fuentes de trabajo. Por lo cual, es necesario estar preparados ya que las opciones están cada vez a la disposición.

Es muy común, en nuestro medio, que para los trabajos operativos los empleadores utilicen los formatos de solicitud de empleo ya con el formato que se puede adquirir en cualquier librería. Para ofertas de trabajo más profesionales o corporativas se recomienda la entrega de los currículos vitae u hojas de vida, como actualmente se les conoce.

¿Qué es una hoja de vida?

Se entiende que es un documento que incluye la información personal, formación, experiencia laboral y otros datos que se consideren esenciales para que un empleador evalúe si el remitente, es decir, el que lo redacta y entrega, cumple con las características y perfil del puesto vacante ofertado.

Se distingue de un resume, entiéndase, “resumen” que incluye en un documento los conocimientos, habilidades y compromisos actitudinales clave para facilitarle el empleador un mejor análisis de nuestras características y la correspondencia al perfil de puesto vacante.

Más allá de los ejemplos de hojas de vida, es necesario que consideres las siguientes cinco recomendaciones para ser efectivos al elaborar tu hoja de vida.

  1. Es muy recomendable saber de antemano el tipo de oferta vacante para que se pueda tomar las decisiones del tipo de información que debe incorporar en la hoja de vida. No es deseable hacer solo una y distribuirla a todos los posibles empleadores.
  2. No se deseable llenar de datos, sino destacar los más importantes que facilitan, conforme la oferta de trabajo que se oferta. El objetivo no es impresionar sin sentido sino ayudar al empleador a tomar mejor decisión a favor de nuestra propuesta.
  3. Esa personalización debe fortalecer una imagen de seriedad y compromiso que debe consolidarse con un diseño limpio, con buena ortografía, claridad y legibilidad para facilitar la lectura.
  4. Aunque puede haber muchos modelos de ejemplos de vida, para evitar la fatídica repetición, debes considerar estos ejemplos como una guía que te facilite realizar la tuya.

Así como las hojas de vida, hay muchos eemplos de Resume (resúmenes) que complementan las hojas vida y exponen los conocimientos y habilidades.

Ambos son instrumentos ideales y recomendables, que se deben preparar para que sean óptimos en el legítimo derecho de buscar una alternativa de trabajo.

 

 

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLa educación, una huida hacia delante de la violencia en Colombia
Artículo siguienteBrasil vacuna a niños contra covid y en Ecuador regresan a clases virtuales