Quienes reciben más de 100 correos por día, gastarían 80 horas anuales

 

NOTIPRESS.- Kapersky, empresa de ciberseguridad, realizó un estudio sobre la cantidad de tiempo dedicado a leer correos electrónicos de una fuente externa. De acuerdo con sus resultados compartidos en un comunicado, los empleados que reciben entre 60 y 100 correos electrónicos al día, podrían perder 18 horas al año. Esto representa más de dos días laborales perdidos.

Security Boulevar señala que entre 45 y 85 por ciento de todos los correos electrónicos generados por día son spam. Además de los enlaces maliciosos que pueden contener, el flujo de spam puede obstruir los buzones de los usuarios de no contar con una solución anti-spam.

En este sentido, el estudio de Kaspersky analizó la cantidad de spam recibido por empleado y estimaron la cantidad aproximada de hora que los oficinistas dedicaron a leer o revisarlos. Para ello utilizaron datos de Marketing Charts. Los empleados se dividieron en tres grupos según la cantidad de correos electrónicos que recibían diariamente externos a su organización.

Según los resultados, quienes reciben hasta 30 correos electrónicos por día también reciben 30 correos no deseados a la semana. Eso conlleva perder en total alrededor de cinco horas cada anualmente para clasificarlos. Quienes reciben entre 30 y 60 correos dedican 11 horas anuales a la misma actividad. En el caso de quienes reciben hasta 100 correos electrónicos diarios pueden emplear hasta 18 horas, es decir, más de dos días hábiles al año. Además, para buzones con más de 100 correos por día, la cantidad de horas necesarias para clasificar los coreos no deseados es de 80 por año.

Para Andrey Kovtun, gerente del grupo de protección contra amenazas del correo electrónico en Kaspersky, cinco horas en todo un año pueden no parecer críticas para un empleado. Pero cuando se escala a una organización que tiene cientos de colaboradores, esto puede convertirse en una cantidad considerable de horas-persona. “La cifra puede parecer mayor en las empresas que se concentran en la prestación de servicios, donde los trabajadores se comunican más activamente con terceros. Los empleados también pueden perder tiempo al volver al trabajo después de leer y eliminar el spam, ya que el correo electrónico es una gran distracción. Es posible que estos efectos negativos del spam no sean tan obvios, pero las organizaciones deben conocerlos y proteger a sus empleados con herramientas dedicadas contra el spam y el phishing“, señala.

Las recomendaciones de los expertos en ciberseguridad son activar la función anti-spam o correo no deseado. Con ella se trabaja en disminuir el flujo de spam. Además es necesario instruir a empleados para reconocer el spam y, sobre todo, correos de phishing, con archivos maliciosos ejecutables o adjuntos.

 

 

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorEmite Ayuntamiento de Progreso convocatoria para “Medalla de honor Juan Miguel Castro Martín 2022”
Artículo siguienteNómadas digitales y trabajo remoto: ¿cómo cambiaron el paradigma del mercado?