Lamentablemente tales propósitos no se han cumplido. Sin embargo, a
toda regla, siempre hay una excepción. El Partido Verde Ecologista en
Yucatán, los “verdes”, nos están demostrando a diario que si es posible
que estas instituciones demuestren un compromiso social de acuerdo con
sus principios y valores.
No están haciendo foros para abrirse a la sociedad, mucho menos, en
decisiones verticales desde la directivas nacionales cambiando
dirigencias a la conveniencia, como tampoco, con discursos de
ciudadanización de la política como le están sabiendo llegar a la
gente, al fin y al cabo, al electorado.
Con campañas ecológicas, como la Recolección de Pilas, que después
otras instituciones de gobierno y empresas privadas también se unieron
al llamado para tratar ecológicamente las pilas para evitar mayores
daños al medio ambiente, así como también, de la campaña Adopta un
Árbol que entregan a ciudadanos arbustos con el compromiso signado de
darles la atención debida para su cuidado y crecimiento, son solo
ayudan a concientizarnos de la política ecológica, sino que son una
forma social de devolver a la sociedad la inversión pública en aspectos
que nos benefician a todos.
Esto sin dejar de mencionar las Jornadas de Salud en colonias y
escuelas de Yucatán, donde los ciudadanos tienen la oportunidad de
realizarse un chequeo de los principales indicadores de salud física.
Con todas estas acciones cumplen con la misión del Partido Verde que
dice “…es una organización de ciudadanos ecologistas, comprometidos con
el respeto por todas las manifestaciones de la vida, la protección del
medio ambiente y la contención del deterioro ecológico; y cuya acción
política se orienta a la promoción de un desarrollo sustentable que
permita a los seres humanos vivir en una sociedad justa, libre y en
armonía con la naturaleza”
Mientras los otros se dedican a sus propios problemas y hacerles la
vida imposible a los demás, el Partido Verde, como ahora se hacen
llamar, en la dirección de David Ramírez y Sánchez, su presidente en
Yucatán y también regidor de la Comuna Meridana, junto con un equipo de
gente joven pero muy comprometida, están trabajando a favor de la
sociedad. Demostrando con esas acciones que si es compatible la lucha
por el poder con el beneficio social.  Como la sociedad lo reconoce,
hoy lo valora.
Es por ello que hay en el Partido Verde un capital, más que político,
social que ha ganado por estar pensando y actuado más en la sociedad
que viendo solo hacia adentro.
AL CALCE. Hace algunos meses se hablo de una crisis alimenticia que se
pronosticaba muy severa para todo el mundo. En esta semana se reconoció
la recesión económica más larga en nuestro vecino del norte, cuyos
efectos son negativos para la precaria economía mexicana. En la prensa
se ha hablado mucho de quiebras, de despidos masivos, de caída del
poder adquisitivo por carestía e inflación de productos. Por otro lado,
en la ciudad se abrieron en el último semestre dos plazas comerciales
más y en algunos puntos se ve la construcción y acondicionamiento de
nuevos comercios y franquicias que seguramente van a contratar gente.
Con la crisis alimenticia no nos morimos de hambre, y el tema se supero
con la crisis financiera, y hasta ahora, el mundo continúa su marcha,
por lo menos, con algunas situaciones que son contradictorias. ¿Qué es
lo que está realmente sucediendo?


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorMarcadores textuales para las ideas
Artículo siguientePoner las cosas en justa dimensión