Aunque a simple análisis podría parecer que estoy en contra de los derechos humanos, esto resulta una falta a la verdad. Creo que esos derechos son cimiento del desarrollo integral de una sociedad que aspira al respeto de la dignidad humana. Sin derechos humanos se carece de una dirección y orden social que fomente la armonía y la convivencia entre todos los miembros de una sociedad.
Pero debemos convencernos que nos falta el complemento para lograr cumplir con la finalidad social de los derechos humanos. Para conseguirlo, nos falta complementar con la definición de las responsabilidades que implica el poseer esos derechos. En un sistema jurídico, ningún derecho se otorga sin las correspondientes responsabilidades. Esto constituye un cuerpo normativo integral, donde todo encaja y se engrana en la búsqueda del bien común y social.
Se ha logrado avanzar en los derechos humanos, pero no en esa definición de responsabilidades jurídicas y sociales de los derechos. Por ejemplo, se exige que los docentes no ejerzan una violencia injustificada y contraria a la dignidad del alumno. ¡Pobre de aquel mentor que hoy en día alce la mano contra un estudiante! … vuelvo a enfatizar que nunca estaría de acuerdo con dicho comportamiento, pero observamos que si bien se garantiza que esas conductas docentes no se presenten en el aula, los padres defensores de la integridad física de sus hijos pocas veces se preocupan y monitorean el comportamiento y el cumplimiento de las responsabilidades de sus vástagos. Ese es un caso de los muchos que ejemplifican la argumentación anterior.
Por lo tanto, no nos extrañemos que un joven con tragos encima pueda atropellar y matar a transeúntes, y los padres, después de acudir al llamado, paguen y hagan todo lo posible para liberar al hijo de una penalización jurídica justa a la falta cometida. A lo que pregunto ¿Dónde quedo la educación de la responsabilidad?

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLos maestros: ellos son importantes
Artículo siguienteSobran espacios, faltan las ideas