En Yucatán no hemos estado exentos con los videos que el PAN acepta haber publicado donde, con el uso de los colores convenientes, busca posicionar en la percepción del electorado una imagen desfavorable hacia las propuestas de su principal enemigo, el PRI.

También el caso del ex subsecretario Carlos Farjat y la carta, ahora no aceptada como suya, donde se intenta, por un medio de comunicación local, dar a conocer una estructura paralela en el Gobierno del Estado. El caso ya esta en el Ministerio Público donde ambas partes del conflicto deberán presentar las pruebas que sostengan su dicho, porque en la verdad de los hechos, alguien está mintiendo.

¿Qué paso con las campañas de altura? ¿Con las propuestas que se decía debían primar y ponderar estas campañas?

Algo que estamos aprendiendo es que resulta muy difícil para los mexicanos desligarse del apasionamiento político que nos caracteriza y se exacerba en los tiempos electorales. Al parecer no hay reforma electoral alguna que nos permita establecer mejores reglas, más equitativas y con valores éticos y morales que nos proporcionen elementos para una mejor toma de decisión.

AL CALCE. La libertad de expresión es un derecho que los mexicanos hemos luchado. Con el uso de la red Internet y la multiplicidad de herramientas que existen en ella nos permite convertirla en un foro muy amplio, muy difícil por su naturaleza controlar. Lo malo es que los políticos, algunos de ellos, no han podido acomodarse en este mundo global, donde cualquiera puede publicar lo que sea, despectivo o no.

De esta manera, Fidel Herrera se inconformó por un video con el imagen y música de la canción de Gael García se mofan con calificativos que podrían resultar muy propios. El gobernador de Veracruz pertenece a la clase política protocolaria, cuidadoso de las formas y la imagen. Otros, mucho más jóvenes, aceptan la crítica aún cuando este en malos términos, porque entienden que más allá de ésta, lo que importa al final son los resultados que puedan arrojar.

En conclusión, no avalo la descalificación, pero se entiende la percepción de ciudadanos que desconfían de las autoridades. Es por ello, que mal hace el IFE de querer controlar esas expresiones, a menos que estén comprobadas que su origen es de un partido político, donde sin duda se deben cumplir mucho más las formas y el compromiso de ser más propositivos.

En la democracia hay muchos riesgos…

RECONOCIMIENTO: al periodista Armando Escalante por la acertada razón de colaborar más directamente en la Coordinación Editorial de La Revista Peninsular. Se refuerza con la decisión la calidad crítica del semanario político más importante en el sureste mexicano.

FELICITACIÓN: a todos mis amigos y compañeros de trabajo en la docencia, en el Instituto Eloisa Patrón de Rosado y Preparatoria del Instituto México. Muy especialmente a todos mis maestros, que vida y en ausencia, porque sin su trabajo difícilmente habría cosechado tantos triunfos de vida.

Celebremos los maestros nuestro día reflexionando sobre la importancia del magisterio para la sociedad y la cultura. ¡Feliz Día del Maestro!

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLa influenza y su verdadera “influencia”
Artículo siguienteLas teorías a veces superan a la realidad