No olvidemos que antes de los procesos se cuestionaron esas
alianzas no sólo por la carencia de fundamentación ideológica común,
sino también, por la incompatibilidad en la acción política. A lo largo
de estos 4 años, con subidas y bajadas, el grupo perredista afín a
Andrés Manuel López Obrador ha cuestionado la presidencia de Felipe
Calderón Hinojosa, considerado como “espurio”.

El mismo López Obrador cuestionó las alianzas, aunque en una falta de
contundencia, durante el periodo de campaña su ataque mediático contra
el que él considera “espurio” menguó significativamente. Ya terminado el
proceso y regresar a una normalidad política, Se asume dentro de sus
pretensiones electorales y afirma que está listo para negociar con el
PRD, PT y Convergencia su candidatura a la presidencia para el 2012. Las
cosas que uno ven en México, la sui generis de la realidad política.

¿Qué hubiera pasado si esos partidos, en aquellos estados, si fueran
solos en la contienda?
Lo que podemos afirmar es que el resultado, en primera instancia, sería
otra. No necesariamente de victoria. Ricardo Cuéllar, diputado
perredista y líder fundador del Barzón, en visita al programa Mi Punto
de Vista, al cuestionarle el origen de las alianzas reconoció la
utilidad electoral de las mismas. Eso es lo que se confirma con estas
victorias: la estrategia que funcionó.

Esto a costa de la congruencia… a mi parecer un alto costo para la
consolidación de la democracia.

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorEn el PAN continua la descomposición interna
Artículo siguienteLlamados de unidad sin sentido