renanbarreraAquí una breve historia de lo que hasta esta fecha es parte de la historia de la administración municipal encabezada por Renán Barrera Concha.

1.    Prometió que su gestión no dejaría impune el saqueo que la administración anterior le heredo. Pero todo ha quedado en el supuesto de la acusación mediática, ya que nunca se ha procedido legalmente contra quienes se dice destruyeron las finanzas y lapidaron los recursos de la ciudad. Es cierto que hubo sólo una conejilla de indias en la persona de la Lic. Doris Cándila, sin embargo, se pudo comprobar que fue más un error administrativo, el mal uso de una función pública en la realización de un pago que siempre sí se ejecuto a favor de la beneficiaría, que realmente un enriquecimiento ilícito que debió de seguirse por la vía penal.

2.    Después tuvimos el caso de los cientos de despedidos por la simple presunción de que “olían a príistas” sin importar la dignidad y el sentido humano que se dice es un principio básico del Partido Acción Nacional. Como consecuencia, el Ayuntamiento de Mérida ha contribuido a que la ciudadanía conciba que los blanquiazules han perdido los valores y principios al sujetarse a vendettas.

3.    Chamaqueo a los diputados con un préstamo, supuestamente para corregir lo mal que había recibido el Ayuntamiento, sin que se presentarán los catálogos de obras que exige la ley electoral. Además, los diputados de mayoría príista le toleraron que su ley de ingresos 2013 no se presentará en tiempo. Contaron con la promesa de Renán Barrera de ser incluidos en el comité de supervisión de ese recurso adicional le dieron el apoyo, para después son excluidos, sin respeto a los acuerdos o mínimo por cortesía política.

4.    Vino el caso de las luminarias, que sin efectuar realmente el procedimiento legal que marca la Constitución Política que lo obliga para la adquisición de bienes por la vía de la licitación, paso por encima de la Carta Magna y de las facultades del Cabildo como órgano de gobierno municipal para formar un comité ciudadano extralegal que validó un procedimiento que dejo dudas al favorecer a empresas vinculadas con miembros del mismo, lo que podría constituir en tráficos de influencias.

Como consecuencia por no pagar lo debidamente pactado en el contrato de arrendamiento, el Ayuntamiento recibió una calificación crediticia negativa.

5.    Logra el recurso económico para la repavimentación de la calle 60 por las gestiones de la diputación panista, sin embargo el Ing. Miguel Ángel Blanco Sosa lo acusa de amañar la licitación pública para beneficiar a modo a la empresa que ganó el concurso. El problema es que el ingeniero es parte de la familia panista. Lo que constituye, sin duda, el movimiento y grilla interna que hay no sólo en el partido sino también en el régimen municipal de Barrera Concha con sus aliados políticos y económicos. A tal grado fue el señalamiento de ilegalidad, que ya fue acusada en el recurso legal oportuno, que Renán Barrera desistió acudir a dar el banderazo de salida, así como también, no ha expresado ningún agradecimiento a los diputados copartidarios.

6.    Por último una decisión que ya ha quedado en manos de Renán Barrera es el cambio del Carnaval meridano para sacarlo de Paseo Montejo que obedece más a los intereses económicos de aliados con Renán Barrera en su carrera hacia la gubernatura del Estado. El resultado de un encuesta, que puso en 50 – 50 por ciento la preferencia de la gente al cambio y la falta de un consenso en el Comité Permanente del Carnaval, coloca a Renán Barrera como a emitir la última palabra. De quedarse en Paseo de Montejo no gustará a los grupos económicos, que podrían ayudar a Barrera Concha en un futuro próximo; y en contrasentido, tomar la decisión de moverlo hasta Xmatkuil significará que pasará a la historia como el alcalde que destruyó una fiesta tradicional y popular.
¿Será consciente el alcalde de la magnitud y efecto político de esa decisión? ¿Qué es lo que más le conviene? ¿Quedar bien con los empresarios, que son lo que soltaran el apoyo económico, o con los ciudadanos que son lo que llenan de votos las urnas en las elecciones?

Como puede verse, tan solo ha bastado un año de gobierno municipal para poner entredicho la integridad, aptitud y capacidad de la administración panista de Renán Barrera Concha. Pero lo peor es que le cuestione la honestidad y probidad.

Para que un gobierno se considere corrupto no requiere de desviar recursos hacia otros fines distintos del interés público o bienestar social.

Basta hacer las cosas de forma incorrectas, torcer la aplicación de la ley, violentar sus propios procedimientos y trastocar la vida institucional de sus órganos de gobierno. 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anterior¿Para qué educar hoy en día?
Artículo siguienteApogeo de la rumología en las redes sociales