santiagoaltamirano“Es la primera ocasión de escucho una plática interesante, motivadora y muy reflexiva” – afirma un estudiante de tercer año de bachillerato de la Preparatoria Instituto México al retroalimentar la participación del Magistrado Santiago Altamirano Escalante, Magistrado de la Sala Única para la atención de Justicia para Adolescentes del Tribunal Superior del Estado de Yucatán en la plática sobre el sistema de administración de justicia para adolescentes, el pasado 26 de septiembre. La actividad que originalmente se planeó para los alumnos que cursan la asignatura de Derecho I se extendió a todos los tres grados de mencionada institución escolar por la trascendencia y utilidad del tema.

En la opinión de los directivos, maestros, y especialmente, los alumnos, se cubrió por mucho la expectativa por no limitarse el Magistrado a enunciar el contenido de una ley, sino abundar en una concientización y reflexión sobre otros aspectos que definen la conducta de los adolescentes actuales. Se hablo de su realidad biológica, psicológica y social, la importancia del orden social, la buena conducta y reputación para la formación de una imagen positiva de uno mismo ante la sociedad.

Una charla que abarcó muchos aspectos diversos pero que de forma integral consolidan la personalidad y el actuar de los individuos. Toda una reflexión que condujo a una enseñanza clave que se resume en la siguiente sentencia “si eres una persona que hace cosas buenas, te convertirás en buena persona”, que en sentido contrario, “el que hace cosas malas, será una mala persona”.

En corto, el magistrado comentó que era necesario cambiar la forma de hacer llegar a los ciudadanos los beneficios de un marco jurídico. Que la forma de interactuar con los jóvenes, en este caso del la Preparatoria del Instituto México, es parte de una propuesta personal para crear una conciencia en los interesados sobre la importancia de los límites de la conducta, el impacto en la sociedad, sin dejar de mencionar las consecuencias jurídicas que se producen por un inadecuado comportamiento social. A mi forma de ver el planteamiento, es sembrar conciencia de la utilidad legal de la norma jurídica. Un punto que ha fallado en la socialización de las nuevas reformas legales en la sociedad.

De tal manera, que el planteamiento práctico como proyecto de vida se centró en que los estudiantes se comprometan con ellos mismos para que sean mejores personas y que cumplan con la ley para que individuos y la sociedad pueda vivir en paz y armonía social. “Un adolescente si comete un delito, como un robo, es igualmente castigado como si cualquier otra persona mayor. Solo que la ley establece que la sentencia es diferente; mientras el mayor se le puede castigar de forma punitiva con la privación de la libertad, al menor de edad se le obliga a un tratamiento ya sea en internamiento o no dependiendo de las circunstancias y gravedad de la conducta sancionada” – apuntó.

Al final, tanto la psic Linda Basto – Directora General del Instituto México –  como el director de la Preparatoria, Raúl Franco, agradecieron la presencia del Lic. Santiago Altamirano y exhortaron a los estudiantes a valorizar la reflexión como una experiencia de aprendizaje para la vida.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLa regidora síndico municipal ¿cómplice de Renán Barrera?
Artículo siguienteUn caso de enloda, pero no destruye al Iglesia